Miércoles 20.03.2019

Conductora ebria escapa de la Guardia Civil y es capturada a los 30 km

La Guardia Civil detiene el sábado de madrugada a una conductora que dio positivo en la prueba de alcoholemia

 

Agentes de la Guardia Civil detuvieron en la madrugada del pasado sábado en Ames (A Coruña) a una mujer que dio positivo en alcohol en la prueba simple, se fugó y fue perseguida por una patrulla durante treinta kilómetros, tras los que fue interceptada y se negó a someterse a la prueba de precisión.

Los hechos se produjeron alrededor de las 2.20 horas en la madrugada del sábado al domingo, cuando los agentes de la Guardia Civil se encontraban realizando un punto de Verificación de Alcoholemia en el punto kilométrico 1 de la AC-544 (Bertamiráns-Negreira), en el término municipal, y vieron cómo un vehículo se detenía a unos metros del control, según el relato de este martes en un comunicado del instituto armado.

Fue entonces cuando los agentes se acercaron al vehículo y sometieron al conductor a una prueba de alcoholemia y, tras dar positivo, se dispusieron a trasladarlo al vehículo oficial para repetir la prueba con un etilómetro de precisión.

Mientras se encontraban en el vehículo oficial, los agentes observaron cómo se encendían las luces del coche en que circulaba el conductor intervenido, a cuyos mandos se encontraba ahora su esposa, quien intenta abandonar el punto de parada, ante lo que le piden que se detenga y la someten a una prueba de alcoholemia, en la que positivo con 0,79 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Cuando le piden, al igual que a su marido, que se dirija al vehículo oficial para someterse a una segunda prueba de alcoholemia, la mujer, una vecina de Porto do Son de 43 años de edad, arranca su coche y se da a la fuga, siendo perseguida por los agentes hasta que es neutralizada a 30 kilómetros de allí, a la altura de Porto do Son.

Una vez neutralizada, los agente le solicitan de nuevo que se someta a la prueba de alcoholemia, ante lo que la conductora muestra una actitud agresiva hacia ellos, de modo que se ven obligados a reducirla y, durante el forcejeo, resulta herida, tras lo que es trasladada al Centro de Salud de Noia, donde es atendida.

Posteriormente, fue trasladada al Cuartel de la Guardia Civil de Santiago para abrirle diligencias por dos delitos contra la Seguridad Vial -por negativa a realizar la prueba y conducir bajo los efectos del alcohol- y otro por desobediencia y resistencia a agentes de la Autoridad en el ejercicio de sus funciones.

Las diligencias, tramitadas por el Procedimiento de Juicio Rápido, fueron entregadas al juzgado de guardia de Santiago de Compostela junto a la detenida, que también fue puesta a disposición judicial.

Comentarios