lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Ames y Salceda, los dos ayuntamientos que celebran más bautizos que entierros

Varios niños juegan en un parque de O Milladoiro, en Ames/EFE/Óscar Corral

La crisis demográfica es una realidad acusada en Galicia que no está afectando a núcleos poblacionales como Ames (A Coruña) y Salceda de Caselas (Pontevedra), los dos términos municipales más jóvenes y los únicos de 313 ayuntamientos totales que celebran más bautizos que entierros.

 

Son la excepción en una comunidad que acumula ya más de tres décadas con saldo vegetativo negativo.

La diferencia entre los nacimientos y las defunciones volvió a ser desventajosa en 2021, con -18.804 personas, un 2,7 por ciento más que en 2020, según los datos del Instituto Galego de Estadística (IGE).

 

Con tan nefasto panorama, hay que retrotraerse a 1987 para dar con el último año en el que se registraron más alumbramientos que óbitos, pues justo a partir de ahí hay un declive que se ha ido extendiendo a todas las localidades.

 

Blas García es el alcalde de Ames y Verónica Tourón, la regidora de Salceda. Ambos son socialistas y rigen los designios de lugares con el privilegio de estar fuera de esa regresión que tanto inquieta.

 

En Salceda se contabilizaron en el ejercicio pasado 13 nacimientos más que fallecimientos, y en el caso de Ames este dato es de hasta 37 más. En el conjunto gallego nacieron 14.759 niños en ese período (un 3,2 % menos), con lo que continúa el descenso anual, y hubo que anotar 32.843 fallecimientos, apenas sin variación respecto al año anterior (-0,01 %).

 

El estudio señala, además, que casi cuatro de cada cinco madres (79,4 %) en Galicia en 2021 tenían 30 años o más; cuando diez años antes este porcentaje era del 74,9 %, por tanto casi 5 puntos menos.

 

Dentro de este grupo, los nacimientos de madres de 40 y más años representan el 14,3 % del total frente al 6,7 % de 2011.

 

Tanto Blas García como Verónica Tourón, ambos consultados por Efe, coinciden en que es un lujo ver las plazas de sus pueblos llenas de niños. No en vano, en Ames, que se encuentra en plena celebración de las fiestas patronales de la Peregrina, pese a ser agosto y no contar con playa, la estampa diaria así lo demuestra.

 

No es muy diferente el ambiente en Salceda, donde en la piscina municipal, reabierta, el aforo siempre está lleno y hay que esperar a que unos salgan para que otros puedan entrar.

 

Los secretos no son un gran misterio, pues hay aquiescencia a la hora de hablar de zonas cómodas y tranquilas para residir, además de contar ambas con una situación territorial estratégica. Ames está a un paso de Santiago y Salceda, de Vigo.

 

Ante tal ritmo de crecimiento, en uno y otro punto han dispuesto rutas, sendas, y lugares varios para paseos al aire libre y práctica del deporte. Esas necesidades de ocio están cubiertas.

 

Pero también las de salud y educativas. En Ames hay más oferta educacional que en Salceda, que cuenta con un solo colegio de primaria y un único instituto.

 

El transporte, allí donde hay mayor natalidad, tampoco es una cuestión a obviar.

 

Verónica Tourón cuenta que "en Salceda, en este curso 2022/2023 vamos a contar por primera vez con bachillerato y solucionamos un poco este problema de transporte que tenían los chavales en cuanto salen de la ESO, de la secundaria, porque tenían que desplazarse sí o sí a ayuntamientos lindantes como Tui, Salvaterra o Porriño".

 

"Solucionamos parte, pero aún está claro que el transporte es deficiente. No tenemos el suficiente número de líneas, ni siquiera los suficientes enlaces a los sitios más importantes, como la Universidad de Vigo o el hospital".

 

Ni a Tourón ni a García se les escapa que el crecimiento implica deberes, y el de demandar los servicios que se necesitan para una población como la que tienen es uno de ellos. Así, el alcalde de Ames intenta, como su homóloga, mejorías en aspectos claves que implican a otras administraciones.

 

Para muestra un botón. Las Xuventudes Socialistas recogieron este mes de agosto en Ames, el municipio más joven de Galicia, firmas para una iniciativa legislativa popular que busca la mejora de la conexión interurbana. Blas García alabó y apoyó tal propuesta porque "nosotros sufrimos estos problemas que hay con el transporte metropolitano en esta comarca".

 

Con todo, si Ames o Salceda, pese a temas por solventar, son un oasis en el mundo demografía, no ocurre así en las siete ciudades, entre las que el peor saldo vegetativo de Galicia, en base al análisis del IGE, es el de A Coruña con 1.252 decesos más que partos, seguida de Vigo (-1.176), Ferrol (-649), Ourense (-636), Lugo (-371), Santiago (-352) y Pontevedra (-319).

 

La caída se hace notar, el balance es desolador y la pandemia sanitaria ha acentuado la tendencia.

En 2020, por ejemplo, primer año del impacto de la covid-19, las muertes se incrementaron en Galicia un 5 % respecto a 2019.

Ames y Salceda, los dos ayuntamientos que celebran más bautizos que entierros

Te puede interesar