lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Vivian Williamson: “Siento que Ferrol es una ciudad que está despertando”

Vivian Williamson actualmente ejerce de lectora de inglés en los centros CPI Atios y Valle-Inclán | cedida

Tan solo han hecho falta unos meses para que la ciudad naval enamorase a Vivian Williamson. Tras un año dando clases de inglés en Tailandia, esta profesional de Carolina del Norte decidió, mediante un programa de profesorado, trasladarse a España, donde, por avatares de la vida –y de ciertos problemas de tramitación, todo sea dicho– terminó siendo destinada a Ferrol.


¿Cómo ha terminado una profesora de Carolina del Norte en un sitio como Ferrol?

Lo cierto es que ya tenía planes de venir a España a través de un programa de intercambio hace dos años, pero se desató la pandemia. En un principio fui asignada a Madrid, pero tuve que retirarme del programa, pero por la incertidumbre del covid decidí quedarme en casa. Entonces, hace como medio año solicité mi reincorporación y me asignaron otra vez a Madrid. Pero por un error en la tramitación terminé en Galicia, que era mi segunda opción. Y una vez cambié de región pensé que posiblemente sería más feliz en una zona con más naturaleza, porque me crié en un pueblo muy pequeño en los Estados Unidos, rodeada de montañas. Además, he vivido cerca de la playa durante tres años, así que Galicia parecía la combinación perfecta para mí. Tras eso me asignaron a Ferrol, dado que solicité una ciudad de tamaño medio, para dar clase en dos centros de enseñanza, el CPI Atios en Valdoviño y el Valle-Inclán de Ferrol.


¿Ha notado un choque cultural?

La verdad es que me encanta Ferrol, me encanta Galicia y me gustaría estar un año más. Definitivamente fue necesaria cierta adaptación porque mi español no es demasiado bueno. El idioma fue la primera dificultad, adaptarme al gallego y al español. Ya había vivido en el extranjero antes; di clases de inglés durante un año en Tailandia antes de la pandemia, así que esa adaptación al idioma no era nueva para mí, pero supongo que esperaba que iba a ser más sencillo. Afortunadamente ya me he adaptado y la verdad es que la amabilidad de la gente y la comida han ayudado mucho.


Usted viene de Carolina del Norte, una de las 13 colonias de los Estados Unidos ¿Cómo se siente estar en una ciudad casi siete siglos más antigua?

Definitivamente puedo sentir la historia mucho más aquí de lo que la siento en los Estados Unidos. Carolina del Norte es uno de los estados más antiguos, al igual que Virginia, donde he vivido los últimos años, cerca de Williamsburg, una de sus ciudades con más historia, pero creo que en Europa en general y España y Ferrol en particular la historia está más presente, puede sentirse en sus edificios, en sus castillos... Donde quiera que vayas puedes notar esa antigüedad y es parte de su belleza. En Estados Unidos todo se siente mucho más nuevo y precisamente algo que amo de aquí es que no importa donde mires, siempre puedes ver historia. La arquitectura, por ejemplo, y la forma en la que la gente interactúa con ella es algo muy bonito.


Siendo esto Galicia no puede faltar la pregunta gastronómica de rigor ¿Le gusta la cocina de aquí?

Me gusta muchísimo la comida gallega. Trabajé de chef unos años en Virginia y me encanta cocinar. Amo viajar y la gastronomía; la comida es una parte muy importante de mi vida y una de las cosas que más me gustan de aquí. Mi favorito es el pulpo, lo intento comer al menos una vez por semana. No suelo salir a comer fuera a menudo, pero cuando lo hago casi siempre es para comer pulpo. El caldo gallego es otro de mis platos favoritos, especialmente ahora que comienza a hacer frío. Además, ya he descubierto que los domingos suelen servirlo de tapa y es algo que me encanta. Las tapas son una parte maravillosa de Galicia y España y el poder tener una sopa caliente en un día lluvioso es, para mí, el epítome de la felicidad. La forma en la que los gallegos interactúan con la comida es muy diferente de la estadounidense, la forma pausada de comer y el vivir el momento con la comida y la gente que te acompaña es algo que realmente me ha llegado muy adentro.


¿Y cuáles son sus planes de futuro? ¿Piensa quedarse por estas tierras o seguirá viajando?

La idea es quedarme al menos un año más. Bajo este programa creo que solo puedo quedarme en Galicia durante tres años antes de cambiar a otra región. Me gusta mucho dar clases y es algo que quiero continuar haciendo. Me gustaría estudiar un máster en algún momento, pero por ahora no sé cómo o cuándo lo haría; así que de momento quiero quedarme en Galicia. Y más adelante seguir viajando y dando clase.


Desde hace años tanto gente de aquí como de fuera tiende a comparar Ferrol con Detroit. ¿Qué opina de este símil?

Cuando me iba a mudar aquí me quedé al principio unos pocos días en A Coruña y a cualquiera que le dijese a dónde iba me respondían “¿Te vas a Ferrol? Ufff, lo siento”, así que tenía las expectativas muy bajas. La ciudad en la que vivía en Virginia es Norfolk, que también es portuaria y con industria naval. Así que antes de venir leí la historia de Ferrol y me di cuenta de que ambas ciudades compartían muchas similitudes, como la tradición marinera o ese estatus de cruce de caminos, con gente de todo el mundo yendo y viniendo. Antes de llegar a España contaba con que Ferrol sería muy similar. Sé que aquí la economía ha ido en recesión desde hace años y que no era tan boyante como una vez lo fue, pero yo seguía muy emocionada porque me encanta vivir en ciudades portuarias. Y claro, tras llegar aquí, después de escuchar esos comentarios, puedo decir que no tengo ni idea de qué están hablando. Ferrol es maravilloso; es pequeño, sí, y más limitado que A Coruña, pero es que no creo que sea una comparación adecuada o justa. Me encanta Ferrol y siento que es una ciudad que está despertando de nuevo, que estaba en una mala situación de la que está saliendo. Veo cosas como el mercado navideño, la pista de hielo... pequeñas cosas que te muestran ese despertar, ese revivir. Cosas muy similares a lo que he visto en Norfolk. La población está trabajando unida para reactivar la ciudad. Y eso es muy bonito. Es una ciudad preciosa, sus playas son maravillosas, sus atardeceres son increíbles, está en el sitio perfecto para tener aventuras de fin de semana... Sí, es una ciudad maravillosa y estoy prendada de ella.

Vivian Williamson: “Siento que Ferrol es una ciudad que está despertando”

Te puede interesar