martes 4/8/20

La villa de As Pontes no se rinde ante la amenaza de cierre de la central

Al menos un millar de personas secundaron ayer una nueva manifestación, acompañada de un paro de 24 horas
Casi un millar de personas recorrieron las calle | d.a
Casi un millar de personas recorrieron las calle | d.a

“Por un futuro con emprego e industria”. Así rezaba la gran parncarta que encabezó ayer la masiva manifestación que recorrió las calles de la villa de As Pontes en rechazo al anuncio de cierre de la central térmica de la localidad. Cerca de un millar de personas secundaron una masiva movilización que, además, venía acompañada de un paro de 24 horas tanto de la plantilla principal de Endesa como de las compañías auxiliares.

La protesta, que salió al mediodía de la plaza del Carmen y recorrió numerosas calles de la villa, fue convocada por los sindicatos CIG, CCOO y UGT, y contó con la presencia de no solo los empleados de la factoría, las empresas complementarias y los transportistas de carbón, sino de numerosos vecinos, comerciantes, hosteleros y empresarios. Y es que, como forma de solidaridad con un problema que afecta al tejido económico de toda el área, los emprendedores locales cerraron sus establecimientos durante la movilización.

Tras la marcha, la representante de CCOO Industria, Nuria Fernández, leyó un manifiesto en el que se exigía la creación “da mesa de traballo que tanto tempo levan prometéndonos”, en la que se sienten “Endesa, a Xunta e o Ministerio de Transición Ecolóxica”, recordando además que “xa non temos un Goberno en funcións” que “debe tomar solucións neste conflito”. Fernández mencionó también durante su alocución la reunión a tres bandas celebrada la pasada semana en Ferrol, de la que salió “unha manifestación para o vindeiro 1 de marzo”.

Compromiso del Gobierno

El diputado del BNG, Néstor Rego, y el parlamentario de la misma formación, Xosé Luis Rivas “Mini”, mantuvieron ayer un encuentro previo a la manifestación con el comité de crisis de la villa, donde les trasladaron los compromisos del Gobierno central para paliar la situación generada con la parálisis de la planta de Endesa.

Rego apuntó en declaraciones posteriores a los medios que su formación ya tenía como “prioridad” el cierre de As Pontes antes de la formación del Ejecutivo, y que por ello “no proceso de negociación para a investidura, incorporamos xa de maneira destacada as solucións que ten que ter a crise”. En este sentido, el diputado adelantó que se realizarían “as modificacións normativas e lexislativas precisas para incorporar a Galicia cos mesmos dereitos que xa teñen outras comunidades” como Asturias y Castilla y León, con poblaciones en situaciones similares a as de As Pontes. En este sentido, Rego estableció un plazo de seis meses para que se firme “un convenio de transición xusta”.

Oposición popular

Por su parte, el portavoz del Partido Popular en la localidad, Javier Acosta, calificó de “paripé propagandístico” el encuentro del diputado del BNG con el comité de crisis, afirmando que los nacionalistas llegaban a la villa “tarde, mal y arrastro” y cuestionando si darían la espalda al Gobierno central en caso de no cumplirse los acuerdos alcanzados.

Así, el portavoz popular cargó por medio de un comunicado contra los representantes del BNG, aseverando que “la palabrería y las buenas intenciones no dan de comer al pequeño comercio de nuestro municipio, ni supone carga de trabajo para los transportistas ni para las empresas auxiliares”.

Protestas de los transportistas

Al margen de la manifestación de As Pontes –en la que también participó–, el colectivo de transportistas de carbón, uno de los más vulnerables tras la parálisis, continúa con su propio calendario de protestas, muchas de las cuales serán “sorpresa”, como comunicaron la pasada semana.

Así, en torno a las seis de la mañana de ayer se cortó temporalmente con neumáticos en llamas la autovía AG-64, aunque los camioneros aclararon que, si bien relacionada con la situación, se trataba de una acción de protesta que partía de los sindicatos.

La que sí fue convocada por los transportistas es la marcha reivindicativa que el sábado recorrerá el último tramo del Camiño Francés y en la que se espera que participen los vecinos.

Comentarios