martes 07.07.2020

Los usos interiores han tenido desigual repercusión en cafeterías, restaurantes y hoteles

Las cafeterías abiertas han aumentado en esta nueva fase pero aún hay limitaciones para comer fuera de casa
El uso de los interiores de los locales ha ampliado la oferta en la ciudad | D.A.
El uso de los interiores de los locales ha ampliado la oferta en la ciudad | D.A.

La posibilidad de que los locales de hostelería abran sus mesas interiores a la clientela –con limitación en la capacidad de un 40%– han propiciado también el aumento de las terrazas en la ciudad. Así, muchos locales todavía no habían abierto sus puertas en la fase 1, esperando a poder disponer de más espacio, que ahora se hace posible con mesas exteriores e interiores, aunque todavía no se permite el uso de la barra. De este modo a las terrazas que ya estaban en funcionamiento se han sumado ayer algunas de Amboage –”Platea” es el único establecimiento que, por ahora, ha abierto sus puertas–, Cantón o calle Real –a “Lusitania” se han unido Casino y “Borsalino” en un tramo de la calle principal del centro de la ciudad.

Más desigual ha sido la apertura de restaurantes y calles como Pardo Bajo o San Francisco, con diferentes locales, permanecían ayer cerradas desde este sector, salvo excepciones como “Zahara” o “Cantegril” que ya prestaban servicio a domicilio o take away. Esta última ha sido precisamente la posibilidad por la que han optado otros locales para reinventarse, como “Casa López”.

Los que sí optaron por abrir, lo hicieron con estrictas medidas de seguridad y pidiendo la colaboración de los clientes en cuanto a tiempos de permanencia en los locales. Es el caso del mesón “Rías altas” de Canido, con una completa hoja informativa para el cliente para organizar perfectamente el servicio.

Los hoteles también pueden ampliar sus espacios de apertura pero su problema es captar clientes, sobre todo cuando no hay movimiento entre comunidades.

Desde el “Gran Hotel” de Ferrol, su director, Gonzalo Jiménez, anuncia la apertura para el próximo 1 de junio con todos los servicios pero con la incertidumbre de cómo se irán desarrollando los acontecimientos. Su apuesta no es el turismo sino el trabajo y por eso considera que es importante el levantamiento de las cuarentenas para facilitar la llegada de gente, sobre todo a Navantia.

El hotel trabaja en la certificación de Q de Calidad y de seguridad e higiene, por lo que será un lugar seguro para sus clientes.

Atrás ha quedado un largo número de cancelaciones y afrontan ahora las primeras reservas “con cuentagotas”. l

Comentarios