Miércoles 12.12.2018

Una orden gubernamental pone en jaque el futuro de Megasa

La empresa no puede competir frente de otras industrias siderúrgicas que obtienen una mayor bonificación del Gobierno en su factura eléctrica. De no mediar una solución, la compañía se plantea cerrar al finalizar el próximo mes de agosto.

Vista de la entrada a la siderúrgica naronesa
Vista de la entrada a la siderúrgica naronesa

La nueva Orden Ministerial que regula el concepto de interrumpibilidad amenaza con estrangular definitivamente la actividad de Megasa. En la práctica, la medida supone que las empresas con un consumo eléctrico de 100 MW acceden a una subvención del Gobierno de 35 euros por megavatio, mientras que las que tienen un consumo interior, como es el caso de la siderúrgica naronesa, obtienen 20 euros. Hasta hace poco, la situación no afectaba al sector en el que se mueve Megasa, pero ya hay una competidora catalana que ha podido ampliar potencia para acceder a la energía eléctrica de forma más barata y otras están haciendo movimientos como cerrar pequeñas plantas y concentrar producción para seguir el mismo camino. Los productos para la construcción que salen de Narón, de esta manera, tienen un sobrecoste que ya está suponiendo la caída de las ventas.

En los últimos meses se ha acumulado un alto volumen de stock en la planta y los responsables comunicaron ya el pasado viernes al comité de empresa que, de no mediar una solución, se echará el cierre en el mes de agosto. De Megasa depende una plantilla directa de 189 personas.

Comentarios