• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

El turismo rural, una alternativa que reactiva el sector en la comarca

Los viajeros que se acercan a Galicia cada vez optan más por un turismo de descanso y familiar que por las opciones tradicionales de alojamiento.

El turismo rural, una alternativa que reactiva el sector en la comarca
Exterior  de Casa do Castelo de Andrade | Daniel Alexandre
Exterior de Casa do Castelo de Andrade | Daniel Alexandre

Los viajeros que se acercan a Galicia cada vez optan más por un turismo de descanso y familiar que por las opciones tradicionales de alojamiento. Este es el motivo por el que el turismo rural está teniendo un importante repunte en los últimos años en nuestra comarca. Gran parte de los establecimientos dedicados a ello han agotado ya sus reservas para este verano o esperan hacerlo durante las próximas semanas.
No obstante, las previsiones meteorológicas desfavorables del pasado mes afectaron a algunos propietarios, teniendo un notable número de cancelaciones para finales de junio e incluso principios y mediados de este mes.
“El año pasado fue muy bueno pero este año estamos un poquito por debajo en ocupación. El mal tiempo no ha ayudado en lo más mínimo”, apunta Alberto Molares, propietario de la Casa do Castelo de Andrade.
Mª Carmen, propietaria del Hotel Herbeira de Cedeira, añade otro desencadenante a estas cancelaciones imprevistas: el Mundial de fútbol. “Tuvimos bastantes cancelaciones porque muchos de nuestros clientes son extranjeros, sobre todo alemanes y suecos, y decidieron optar por alargar su estancia en Rusia” , asegura.
El traslado del campeonato de surf de Doniños a Valdoviño también ha afectado a otros establecimientos como el de Manel, propietario de la pensión A Cochera en Esmelle. “La mayoría de nuestros clientes son surfistas extranjeros, pero al producirse este cambio han cancelado sus reservas anticipadas”, afirma.
A otros hosteleros rurales el mal tiempo les ha afectado de manera favorable. “Para nosotros las condiciones meteorológicas han sido un aliciente. Estamos teniendo muchas reservas de andaluces que vienen aquí buscando el fresco”, cuenta el propietario del Hotel Semáforo de Bares, de Mañón.
El perfil medio de cliente que opta por este tipo de turismo supera los 40 años y viaja en familia. La razón es que en muchos de los establecimientos el tipo de alquiler es íntegro. Sin embargo, también está incrementando el número de parejas jóvenes que deciden elegir este tipo de alojamiento, en busca de la privacidad e intimidad que no les proporcionan el resto de opciones.
Casi todas las casas rurales colaboran con empresas de la zona para ofrecer a sus clientes packs de actividades complementarios. Los más habituales son deportes acuáticos (surf, windsurf, kayak, piragüismo, vela), rutas a caballo, circuitos multiaventura, paseos en barco por las rías de Ares y Ferrol o senderismo.
En este sentido, Alberto Molares, destaca lo importante que es la labor de las casas rurales como incentivo de que más turistas visiten la comarca. “Nosotros ofrecemos sendirismo guiado y actuamos un poco como oficina de turismo y promoción de la zona”, informa.
El sector se moderniza 
La mayoría de los alojamientos optan por anunciarse a través de Internet. La gran mayoría se promocionan en portales web especializados y complementan esto con la atención a través de sus propias redes sociales.
Llama la atención el creciente número de establecimientos rurales que también han decidido crearse una web con dominio propio, como a Pousada do Mar, de A Graña o los apartamentos Rosa Jove, de Cabanas, entre otros.