lunes 21.10.2019

Los transportistas tendrán voz en una comisión multilateral sobre energía

El colectivo, que marchó hacia Madrid en una acción de protesta, regresa con buenas impresiones

Más de un centenar de camiones protagonizaron ayer una marcha hasta Madrid, donde fueron recibidos por representantes del Ministerio de Transición Ecológica | cetm
Más de un centenar de camiones protagonizaron ayer una marcha hasta Madrid, donde fueron recibidos por representantes del Ministerio de Transición Ecológica | cetm

La marcha de los transportistas del carbón de As Pontes en protesta por el parón de la central térmica y, por consiguiente, de su actividad, llegó ayer a Madrid según lo previsto. Partieron a las seis de la mañana desde la estación de servicio de O Corgo, en Lugo, y llegaron a media mañana a la capital. El colectivo se reunió con representantes del Ministerio de Transición Ecológica y regresó por la tarde con perspectivas de que la situación mejore a medio plazo. Se acordó crear una comisión de seguimiento de la situación en la que, junto con los transportistas, estaría representado el Concello de As Pontes, Endesa y también los ministerios de Fomento, Transición Ecológica e Industria.

El presidente de la asociación que agrupa a los transportistas del carbón, Manuel Bouza, explicaba ayer durante el trayecto de regreso que la acción de protesta y el encuentro con responsables ministeriales habían resultado “positivos”. “Que esteamos na comisión e que participemos xa é bo”, comentaba.

Sin embargo, la solución al paro del sector, que afecta de forma directa a 150 camioneros pero, indirectamente, a toda la economía de la comarca, no se vislumbra en un corto plazo. “En quince ou vinte días non”, explicaba Bouza, “pero en mes e medio ou dous meses esperemos que si”.

La situación de paro de la central térmica de As Pontes responde a una conjunción de factores que eleva el coste de la producción de energía hasta que deja de ser rentable. El presidente del comité de empresa de Endesa, Luis Varela, explica que una de las principales causas es el precio de los derechos de emisión de CO2. Se fijan unos límites por país que se pueden superar si se compra el que les sobra a otros territorios menos industrializados que tienen, por tanto, excedente de emisiones dañinas para el medio ambiente. Esto da lugar a un mercado que en los últimos meses ha caído presa de la especulación, pasándose de 5 euros por tonelada a los 26 euros actuales. Coincide esta situación con una bajada de los precios del gas y en un invierno menos frío en el que la demanda ha sido menor. Varela comenta que hace tres meses que la central no entra en la red eléctrica debido a estos costes.

Las consecuencias para los camioneros es que no hay carbón para transportar, y eso tiene una repercusión directa sobre su trabajo, sobre todo en el caso de los autónomos, máxime cuando acaban de hacer inversiones para adaptarse a mayores exigencias medioambientales. Pero este paro tiene influencia también en la economía de la zona y en el tráfico del puerto de Ferrol.

Respaldo político gallego 
La caravana con 137 camiones partió el lunes de As Pontes y en su camino por Galicia mantuvo encuentros con representantes de distintas formaciones e instituciones. El líder del PSdG, Gonzalo Caballero, expresó su voluntad de “buscar soluciones” y puso el foco de atención sobre la Unión Europea, para que regule de forma efectiva el mercado de emisiones de dióxido de carbono.

La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, trasladó el apoyo del gobierno gallego a los transportistas del carbón de los que dice que sufren “as consecuencias dunha transición enerxética desordenada a nivel estatal”.

Comentarios