domingo 24/1/21

Los trabajadores de Navantia mantienen la presión para reclamar soluciones

Cerca de 3.000 personas, entre trabajadores de la principal, las auxiliares y un número importante de jubilados, participaron ayer en una nueva manifestación convocada por el comité de Navantia para dejar claro que el flotel no es una solución para la situación de Ferrolterra y que “non vai haber relaxación”.

La manifestación, que salió a las seis y media del astillero, a su paso por la plaza de España	D.A.
La manifestación, que salió a las seis y media del astillero, a su paso por la plaza de España D.A.

Cerca de 3.000 personas, entre trabajadores de la principal, las auxiliares y un número importante de jubilados, participaron ayer en una nueva manifestación convocada por el comité de Navantia para dejar claro que el flotel no es una solución para la situación de Ferrolterra y que “non vai haber relaxación”. En la plaza de Armas, donde remató la marcha que partió del astillero a las seis y media, se tendió un cable para separar del resto a las 282 personas a las que dará empleo el buque hotel para Pemex.
Por el camino repartieron octavillas en las que se hace la cuenta exacta del 1,2 millones de horas de trabajo, entre las 1.700 horas anuales de jornada y los 30 meses de plazo de la obra. El resultado de 282 puestos de trabajo, recordó el portavoz del comité, dará ocupación a una mínima parte de la plantilla principal, formada por 2.300 operarios, y no servirá en absoluto para recuperar la industria auxiliar, en la que se han destruido 3.600. El dique flotante, señaló Naveiras, “é a verdadeira aposta de futuro por esta comarca”.
En una manifestación más participativa y ruidosa que las anteriores, los trabajadores de las empresas auxiliares se hicieron notar con sus propias pancartas y una ensordecedora sirena que tronó en medio de lemas como “se pode, se debe, loitar contra os EREs”.
El portavoz del comité de empresa criticó la reciente visita de Feijóo “de tapadillo” después de 16 meses y aseguró que “en Ferrolterra non vai enganar a ninguén” porque la ciudad ve cada día las consecuencias del declive industrial. “Non imos abandonar a demanda do dique nin a presión política”, señaló, recordando que ahora están en juego dos contratos con grandes empresas españolas, Iberdrola y Gas Natural, “das que fan mover ministros”, y que no es aceptable que sus contratos se vayan, como ya sucedió con los cuatro gaseros, a astilleros asiáticos.
En la manifestación participó Suso Seixo, el secretario nacional de la CIG, que presentó antes a afiliados y simpatizantes, en una reunión convocada dentro del astillero, el contenido de la Iniciativa Lexislativa Popular que la central quiere llevar al Parlamento de Galicia. En ella, explicó, hay propuestas para el naval como para otros sectores, “coas que queremos romper a dinámica de crer que a creación de emprego vai vir pola reforma laboral, por axudas ou pola formación”. Seixo defendió una política económica distinta. n

Comentarios