• Martes, 13 de Noviembre de 2018

Los trabajadores de Navantia Ferrol no se unirán a las protestas de Cádiz

El presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, Javier Galán, confirmó ayer durante una comparecencia ante los medios que los trabajadores de la ciudad naval actuarán con prudencia frente a la inquietud generada por la posibilidad de

Los trabajadores de Navantia Ferrol no se unirán a las protestas de Cádiz
Trabajadores del astillero de San Fernando, Cádiz, protestando ayer por las inmediaciones de la CA-33 | efe
Trabajadores del astillero de San Fernando, Cádiz, protestando ayer por las inmediaciones de la CA-33 | efe

El presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, Javier Galán, confirmó ayer durante una comparecencia ante los medios que los trabajadores de la ciudad naval actuarán con prudencia frente a la inquietud generada por la posibilidad de cancelación del contrato para la construcción de cinco corbetas para Arabia Saudí tras la afirmación por parte del Ejecutivo de que no vendería al Reino 400 bombas de precisión. Galán aseguró que las explicaciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, no fueron todo lo claras y tranquilizadoras que deberían haber sido, pero que tras la reunión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los máximos representantes de la patronal y los sindicatos en la que aseguró que dicho proyecto no estaba en peligro, el conjunto de los trabajadores ha decidido actuar con prudencia.
No obstante, Galán ha querido enviar un mensaje de apoyo a sus compañeros de la bahía de Cádiz, señalando que, desde Ferrol, sus protestas e incertidumbre son compartidas.
“Hoxe pola mañá chamoume un dirixente de Navantia en Madrid e nos participaba da idea de que minutos antes a SEPI lles plantexara total tranquilidade e que este contrato non estaba en xogo”, aseguró Galán, señalando que, por tanto, “este comité de empresa o que quere transmitir ao resto de factorías é certa calma. Sabemos o que nos xogamos e o que se xoga o propio Partido Socialista estando no goberno e coa representación que ten, así que imos actuar con certa cautela e non participar en ningunha movilización durante un tempo prudencial”. El presidente del comité aseguró, además, que las delegaciones de la compañía en el país asiático afirmaron también que el contrato no corre ningún peligro.
A pesar de que tanto el gobierno como la SEPI y la propia Navantia confirmaron que el proyecto de construcción de corbetas sigue su curso, los trabajadores de la factoría de San Fernando aprobaron ayer por unanimidad un calendario de movilizaciones, comenzando por el corte durante 45 minutos de la autovía CA-33. Según el presidente del comité de empresa de la factoría gaditana, Jesús Peralta, han sido los propios trabajadores quienes han decidido el rumbo de las protestas e incluso no descartan una huelga general.
Por otra parte, el diputado del PP y antiguo alcalde de Ferrol, Juan Juncal, criticó también ayer las declaraciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, asegurando que, lejos de aclarar nada, aumentó más la preocupación. Juncal señaló que el intento del Ejecutivo de adecuarse al discurso de Podemos está poniendo en peligro el futuro de nuevos contratos para Navantia.
La presión para la cancelación de la venta de bombas viene, no obstante, de la propia comunidad internacional. El contrato de los explosivos fue firmado en 2015, al inicio de la campaña contra Yemen, anterior a las matanzas de civiles por los bombardeos. Gracias a la denuncia de organizaciones como Amnistía Internacional y Oxfam, países como Alemania, Canadá, Finlandia, Suecia, Noruega o Bélgica han cancelado su venta de armas al Reino. l