lunes 18.11.2019

La terminal de contenedores del puerto exterior triplica su actividad en un año

La entrada de la naviera MacAndrews ha multiplicado un tráfico estratégico para el Puerto
Madera, contenedores y carbón son las principales mercancías que se mueven en la actualidad en la dársena de Caneliñas | JORGE MEIS
Madera, contenedores y carbón son las principales mercancías que se mueven en la actualidad en la dársena de Caneliñas | JORGE MEIS

El tráfico de mercancía contenerizada en el puerto exterior de Ferrol ha comenzado ya su despegue. Casi siete años después de que llegasen a Caneliñas las grúas procedentes de Algeciras, el movimiento de contenedores mantiene una tendencia alcista que el desembarco de la naviera MacAndrews con una línea regular está acelerando. De hecho, los últimos datos de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao confirman este crecimiento y convierten al organismo que preside José Manuel Vilariño en la dársena del sistema portuario de interés general que más ha reforzado este tipo de tráfico. 

La comparativa de los tres primeros meses del presente año con los de los ejercicios precedentes no deja lugar a dudas. Hasta septiembre, la terminal de Caneliñas movió más de 71.200 toneladas en 6.033 TEUS, más del triple que las cifras del año 2018, cuando en el mismo periodo se habían movido 23.356 toneladas en 2.617 TEUS. Si se coteja con el año anterior, 2017, la distancia es abismal: 1.428 toneladas en 277 TEUS. 

Se trata, efectivamente, de un  despegue inequívoco y con mucho margen de mejora todavía. Y si bien no son los contenedores, al menos en términos cuantitativos, uno de los grandes grupos de mercancías para el Puerto de Ferrol, no es menos cierto que no hay entre las 28 autoridades portuarias dependientes del Estado un organismo que crezca a ese nivel en este capítulo. 

El movimiento de carga contenerizada es una de las apuestas estratégicas de la Autoridad Portuaria local. La convulsión en el sector energético, con la amenaza de cierre –aún no confirmado oficialmente– de la producción con carbón en la central térmica de Endesa en As Pontes y la incertidumbre sobre Alcoa San Cibrao –que aguarda un pronunciamiento definitivo sobre el estatuto de las industrias electrointensivas– afectará este y los próximos años al balance de tráficos del Puerto de Ferrol, altamente dependiente de los graneles sólidos. 

Así, la búsqueda y consolidación de nuevos tráficos en los que el organismo presidido por Vilariño ha venido trabajando en los últimos años podría amortiguar un impacto que el propio ente ha asumido ya, como prueba la reciente revisión de su plan de empresa, que rebaja en casi tres millones el número de toneladas que se moverán en los muelles locales hasta finales de año.

Comentarios