jueves 13/8/20

SMIT aprovechará las mareas vivas del día 14 para rescatar el “Blue Star”

La firma holandesa hizo público ayer el plan detallado del operativo de recuperación del buque quimiquero
Estado buque Blue Star
Estado buque Blue Star

La empresa holandesa SMIT Salvage, contratada para llevar a cabo las labores de rescate del buque “Blue Star”, que permanece desde hace ya casi dos semanas varado en la costa de As Mirandas, Ares, aprovechará las mareas vivas del próximo día 14 para tratar de rescatar la nave. La compañía hizo público ayer su plan pormenorizado del operativo, donde incorpora detalles como la ventana de actuación, los medios disponibles o los daños sufridos por el quimiquero durante el accidente.

Así, el informe refleja que al menos 32 de los tanques de la nave presentan desperfectos –catorce en la zona de babor, trece en estribor y cinco en el área central–. Curiosamente, al menos quince de estas averías habrían tenido lugar entre el 26 y el 28 de noviembre, días después del accidente.

Del mismo modo, el documento señala varias incógnitas a las que deberá hacer frente el operativo y que podrían poner en riesgo la integridad del barco, tales como la situación actual de la varada; el aumento de los daños en el caso como resultado del intento de reflotamiento –y, en consecuencia, un mayor riesgo de “inundaciones y falta de flotabilidad”–; o las condiciones meteorológicas el día de la operación.

Incidencia del tiempo

Tal y como avanzó la Delegación del Gobierno el pasado miércoles, el tiempo será uno de los factores clave para rescatar la nave con éxito. El informe, en este sentido, apunta a que “en condiciones idóneas”, que detalla como “gran oleaje y marea alta”, sería necesaria una fuerza de tiro de 150 toneladas, recomendando aprovechar “las mareas vivas del 14 de diciembre”.

Otro punto fundamental para aumentar las posibilidades de éxito, apunta el documento, es la combinación de flotación y tiro. En el primero de los casos, se inyectará aire comprimido en los tanques de lastre de la nave, lo que, en teoría, aumentaría la presión, incrementaría la flotabilidad y reduciría las posibilidades de causar aún más daños. En el otro, se usarían dos remolcadores con una potencia de tirada de 200 toneladas cada uno –el informe recomienda un mínimo de 350 toneladas combinadas–, que arrastrarán la nave mediante dos cabos fijados en la popa del “Blue Star” en un ángulo de unos 45 grados.

Además, el plan contempla, como medida de protección adicional, la instalación de bombas de vaciado en la sala de máquinas dado que, pese a encontrarse intacta, existe riesgo de inundación y, por ello, de daños posteriores en los motores.

Detalles adicionales

El informe finaliza con una relación de los medios disponibles para el operativo –tres remolcadores, uno de lanzamiento, una zodiac y dos helicópteros–, así como el personal implicado y el equipamiento necesario para garantizar el éxito del mismo.

Una vez liberada, de mantener la flotabilidad, la embarcación será trasladada a un astillero determinado por el armador. l

Comentarios