Martes 20.11.2018

Los sindicatos reclaman el apoyo de la patronal de cara al convenio

Los portavoces de las federaciones de industria de los sindicatos CCOO, CIG, UGT y MAS ofrecieron una rueda de prensa en la mañana de ayer frente a la puerta del Arsenal de Navantia para exigir el apoyo de la patronal de cara a la firma de los acuerdos del 2001 y su inclusión en el convenio provincial de los trabajadores del metal.

El portavoz de CCOO Industria, Víctor Ledo, durante la rueda de prensa ofrecida ayer | daniel Alexandre
El portavoz de CCOO Industria, Víctor Ledo, durante la rueda de prensa ofrecida ayer | daniel Alexandre

Los portavoces de las federaciones de industria de los sindicatos CCOO, CIG, UGT y MAS ofrecieron una rueda de prensa en la mañana de ayer frente a la puerta del Arsenal de Navantia para exigir el apoyo de la patronal de cara a la firma de los acuerdos del 2001 y su inclusión en el convenio provincial de los trabajadores del metal. Los representantes continuaron así con las reivindicaciones planteadas el pasado julio y cuya negociación el Consello Galego de Relacións Laborais pospuso hasta septiembre.
Víctor Ledo, portavoz de CCOO, aseguró que los acuerdos están, en su mayoría, aprobados por ambas partes; la patronal habría realizado una última propuesta y únicamente quedaría incluir las actualizaciones salariales acordes a la subida del IPC y los incrementos reflejados en el convenio. El problema, no obstante, es la negativa por parte de los empresarios de A Coruña de incluir estos acuerdos en el convenio pese a existir una disposición en los mismos conforme a que, una vez fueran firmados, entrarían en el mismo para blindar legalmente los derechos laborales.
Los representantes sindicales señalaron que el pasado martes se convocó una asamblea con los delegados de los trabajadores de la industria auxiliar para explicar la hoja de ruta para las próximas semanas. Esta establece que el próximo martes día 11 tendrían una reunión con los empresarios de dichas empresas y el 18 otra con el Consello Galego de Relacións Laboráis. Si el encuentro del día 18 no llega a buen puerto se realizará una nueva asamblea, esta vez con todos los empleados, para decidir hasta qué punto llegarían las movilizaciones, incluida la posibilidad de realizar una nueva huelga como la de octubre de 2017.
Además, los portavoces aseguraron que en la reunión del día 11 exigirían a la patronal tanto el pago de los incrementos reflejados en los acuerdos de 2001 como su colaboración en la resolución del conflicto. Según señalan esta situación es tan perjudicial para los trabajadores como para los propios empresarios, pues es la única forma de dar legitimidad legal a las condiciones laborales de los primeros y, por tanto, de acabar con la competencia desleal de algunas empresas “foráneas” que trabajan en el entorno de la industria auxiliar.
Vicente Vidal, representante de la CIG, señaló por su parte que todas las asociaciones estaban dispuestas a llegar donde hiciera falta y que creía que era muy positivo contar con la opinión y el apoyo de los propios trabajadores gracias a la asamblea que se llevará a cabo en los próximos días. Vidal destacó que los empresarios debían liderar con el ejemplo y que si aseguraban querer firmar el acuerdo lo primero debía de ser pagar lo acordado.
María Palacios y Juan Novo, portavoces de UGT y MAS, respectivamente, apoyaron completamente las reivindicaciones del resto de sindicatos –si bien MAS no está en la mesa negociadora–, asegurando que llegarían donde fuera necesario para defender los derechos de los trabajadores. l

Comentarios