Las rotondas y el parking de Alcampo son las zonas de mayor siniestralidad

Los viernes de mayo y diciembre son los peores para conducir, ya que fueron el pasado año los que contabilizaron un mayor número de accidentes. Sin embargo, fue el miércoles 4 de octubre el día más crítico de 2017, en el que tuvieron lugar hasta 15 siniestros en la ciudad.

Las rotondas y el parking de Alcampo son las zonas de mayor siniestralidad
Las rotondas son los espacios donde se producen mayor número de siniestros en la ciudad naval | daniel alexandre
Las rotondas son los espacios donde se producen mayor número de siniestros en la ciudad naval | daniel alexandre

Los viernes de mayo y diciembre son los peores para conducir, ya que fueron el pasado año los que contabilizaron un mayor número de accidentes. Sin embargo, fue el miércoles 4 de octubre el día más crítico de 2017, en el que tuvieron lugar hasta 15 siniestros en la ciudad.
Estos datos fueron aportados ayer por el jefe de la Policía Local de Ferrol, José Antonio Chao, y forman parte del análisis de siniestralidad elaborado por este cuerpo de seguridad en la ciudad naval, sin embargo, aunque la relación entre determinadas fechas del año y el número de accidentes que se producen no sigue un patrón a lo largo de los años, sí son claros otros datos que evidentemente ponen en peligro al conductor y a aquellos con los que se cruza en su camino. Estos están relacionados por una parte con determinados espacios físicos –puntos negros–, las condiciones en que una persona se pone al volante del coche –consumos de alcohol y estupefacientes–, así como la forma de conducir –adelantamientos incorrectos, cambios de carril, etc–.
En términos generales, el pasado año se contabilizaron un total de 805 accidentes, de los cuales 632 solo supusieron daños materiales, frente a los 157 heridos leves y los 15 graves. Dos peatones suponen el saldo de fallecidos del pasado año, el mismo número que en 2016.
Entre los accidentes de tráfico, los atropellos sumaron un total de 60, 39 de ellos de peatones –dos fallecidos– y seis ciclistas .
Las causas que ocasionan estos siniestros o accidentes están recogidas en el estudio presentado ayer, en el que se refleja que la distracción es la principal causa de los problemas –212–, aunque también figura un alto número de accidentes vinculados con la marcha atrás –148–. No respetar los ceda al paso, ni los stop, la falta de pericia del conductor, los cambios de carril o el exceso de velocidad son otras causas frecuentes que ocasionan los incidentes en las vías de circulación.
De entre los siniestros, la mayoría son choques entre vehículos y colisiones por embestida.

Puntos negros
La mayoría de los accidentes que se producen en la ciudad de Ferrol tienen lugar, como explicó el jefe de la Policía, José Antonio Chao, .en las rotondas, especialmente en la de Nicasio Pérez pero también en la Trinchera, Basanta o González Llanos. Pero además del cruce entre la FE-13 y la FE-11 –15 accidentes– otro espacio se sitúa en la cima de los puntos de negros de la ciudad, aun cuando no es estrictamente de circulación. Se trata del estacionamiento del hipermercado Alcampo, donde se contabilizaron el pasado año tantos accidentes como en el cruce con más siniestralidad, un total de 15 –aunque la mayoría choques leves–. El estacionamiento del Marcide, también computa un buen número de siniestros, aunque no llegan ni a la mitad que el de A Gándara.
El estudio que dieron a conocer ayer el concejal de Seguridade, Álvaro Montes, y el jefe de la Policía Local habla no solo de siniestralidad sino también de delincuencia viaria y, en este sentido, la alcoholemia y la presencia de drogas entre los conductores es objeto de estudio, con los resultados de mediciones en controles.
Chao llamó la atención sobre el hecho de que el porcentaje de conductores que dan positivo en drogas es ya tan importante como el de alcoholemias. La tendencia en los consumos ha cambiado con respecto al año anterior y si antes las droga mayoritarias eran de cannabis o cocaína, ahora se disparan los opiáceos –heroína–. De 18 positivos en 2015 se ha pasado a 50 en 2017. Además, entre los conductores de 25 a 40 años se eleva el policonsumo que entre los mayores de 40 años asciende a una de cada tres positivos. El perfil del conductor bajo los efectos de las drogas es el de un varón, de 18 a 40 años, policonsumidor de cocaína y opiáceos.
A estos delitos se suman otros como carecer de carné o permisos y conducción temeraria. l