sábado 06.06.2020

Roque Bescos | “Pesa mucho la incertidumbre de saber cuándo voy a poder regresar a Ferrol”

El ferrolano, alumno del Grado de Economía en la Carlos III de Madrid, no ha podido salir de Indiana (EEUU)
Roque Bescos espera poder regresar cuanto antes a la ciudad y poder ver a su familia
Roque Bescos espera poder regresar cuanto antes a la ciudad y poder ver a su familia

Llegó a Indiana (EEUU) este curso en el marco de un intercambio de estudios y ahora no puede salir de allí. La pandemia del coronavirus ha impedido a Roque Teodoro Bescos Beceiro (20 años, Ferrol) abandonar el estado americano para afrontar la delicada situación actual en su casa y con su familia. “La verdad que que cada vez estoy más preocupado, cada día es más complicado y pesa mucho la incertidumbre de no saber realmente cuándo voy a poder volver a Ferrol”, cuenta.

Había comprado un vuelo desde Chicago a Madrid para el pasado día 27 pero desde Asuntos Exteriores le recomendaron que no viajase por el elevado riesgo de contagio. Tampoco tenía garantías de que una vez en Madrid, tuviese conexión con Galicia.

Así las cosas, no quedaba otra opción, había que quedarse. El cierre parcial de fronteras en EEUU y el bloqueo de todo vuelo que no sea “esencial” ha complicado más la situación para este estudiante de tercer curso del Grado de Economía en la Universidad Carlos III de Madrid que no sabe cuándo podrá volver a casa. 

Tiene billete de avión para el 20 de mayo, fecha en la que estaba previsto su regreso antes de que la actual crisis sanitaria descolocase el orden internacional. “Tendré que esperar hasta mayo, pero si puedo irme a principios no esperaré al 20”, comenta.

A medida que pasan los días, la estancia se hace más dura. Y eso que su agenda, en cuanto a la actividad académica, sigue estando bastante completa. “Continuamos con las clases por videoconferencia y tengo que hacer trabajos”, explica.

Situación
Llama a sus padres todos los días para asegurarse de que están bien. En la zona en la que él vive, al igual que en todo el mundo, la epidemia crece rápidamente. “Los hospitales también se van saturando”, cuenta. Alude asimismo a las diferentes formas de proceder entre unos países y otros. “Aquí son más laxos a la hora de imponer órdenes, el estado ha dicho que es mejor quedarse en casa, pero no hay ningún control; y esto va muy rápido. Aquí parece que estamos al principio y me da miedo que cuando llegue mayo, la cosa esté peor y no pueda ira para casa”.

Roque llegó a Indiana el pasado mes de agoso para iniciar el curso. En Navidades regresó a Ferrol para pasar las fiestas con la familia y desde enero está de nuevo allí. No es su primera estancia en este estado americano, donde con quince años disfrutó de una beca de la Fundación Amancio Ortega para cursar 1º de Bachillerato.

La familia que entonces lo acogió, le ha dicho ahora que se vaya con ellos para no estar solo en estos complicados momentos. 

Familia
Aquí, en Ferrol, su madre Carmen Beceiro vive con angustia e incertidumbre la situación actual. “Nadie se comunica con ellos, y los visados y seguros de salud llegarán a su fin a primeros de junio”, explica.

Explica también que hace unos quince o veinte días la Universidad Carlos III les envió unas cartas a los estudiantes para ver cómo estaban, pero ya no han vuelto a tener ninguna comunicación por parte de ninguna institución. “Iberia tampoco muestra mucha disposición en el cambio de billete (800 euros)”, lamenta Carmen. “La situación allí empeora diariamente y desconocemos como será la salida del país y llegada a España”, añade. “Nos parece lamentable que por parte de las autoridades y por parte de la Universidad ignoren a estos alumnos”, critica. “Estoy muy preocupada”, concluye.

Comentarios