Reportaje | El arte de la constante reinvención de uno mismo

La pieza “NUEVA EDUCACIÓN, NUEVA RELIGIÓN” fue creada en 2017 por el artista para este proyecto

¿Quién no ha querido alguna vez sentirse en la piel de otra persona? Esta, de manera muy condensada, es la idea que el artista ferrolano Juan López pretende trasladar con su nueva exposición “Es Otro”, que desde este viernes

¿Quién no ha querido alguna vez sentirse en la piel de otra persona? Esta, de manera muy condensada, es la idea que el artista ferrolano Juan López pretende trasladar con su nueva exposición “Es Otro”, que desde este viernes podrá visitarse en el Centro Torrente Ballester. El proyecto, producido por la fundación Didac y comisariada por David Barro, estará presente en Ferrol hasta el próximo 14 de octubre.
Juan, licenciado en Historia y Ciencias de la Música por la Universidad de Salamanca y en Historia del Arte por la Universidad de Santiago, lleva participando en exposiciones colectivas desde el año 2004 y exhibiendo proyectos individuales desde 2006. Es por ello que esta no es la primera vez que su obra visita las salas ferrolanas, habiendo estado presente hasta en diez ocasiones, principalmente en el Centro Torrente Ballester y en la Galería Sargadelos.
El artista destaca que el binomio repetición-recuerdo da unidad temática y formal a sus trabajos, especialmente a los más recientes. “Suelo agarrarme a un tema e intento exprimirlo hasta el final; en eso soy un poco obsesivo”, apunta. Esto es lo que le llevó a titular este nuevo proyecto “Es Otro”, haciendo alusión a la cita de Rimbaud “Je est un autre” y, a la vez, un guiño a su transformación como artista. “Supongo que lo que intentamos como artistas es colocar a los que se sitúen ante las piezas en otro lugar, para verse a sí mismos como otros y en otros contextos”, afirma López.
La exposición está compuesta por distintas series conformadas por vídeo-instalaciones, fotografía, pintura o arte sonoro “He procurado buscar el medio adecuado para cada pieza y también plantear preguntas con cada una de ellas, pero nunca dar respuestas”, explica. El artista, tras un duro proceso de elaboración en el que ha puesto mucha energía, se encuentra muy ilusionado de estrenar este proyecto en el Centro Torrente Ballester.
“Es el último baluarte para poder ver algo de arte contemporáneo en la ciudad y, además, ha sido un centro de gran referencia para esta corriente artística y debemos mimarlo para que lo siga siendo”, afirma.
Asimismo, asegura estar muy agradecido a todos los agentes implicados en el proceso –por ejemplo, la Banda de Música de Ferrol– que consiguieron que “Es Otro” se convirtiese en una realidad.
El artista invita a los ferrolanos a ver y escuchar la muestra para conseguir feed-back, conexión, dudas, ideas y reverberación, aunque asegura que el número de visitas no es tan importante. “Los números de visitas no justifican la calidez o validez de un proyecto. Las cifras son solo cuantitativas. No todo vale ni se justifica con números. El arte es otra cosa. Es otro, también”, señala López. l