Reclaman más revisores en los trenes frente a las máquinas de venta que se están instalando

El servicio de cercanías sufre continuos retrasos y cancelaciones | j.meis

La situación de la línea de ferrocarril entre Ferrol y Ribadeo no ha mejorado en verano sino todo lo contrario, tal y como denuncia la Plataforma pola Defensa do Ferrocarril que ha llamado la atención sobre situaciones que se han dado c

La situación de la línea de ferrocarril entre Ferrol y Ribadeo no ha mejorado en verano sino todo lo contrario, tal y como denuncia la Plataforma pola Defensa do Ferrocarril que ha llamado la atención sobre situaciones que se han dado como la supresión de más de 20 servicios diarios y continuos retrasos por la falta de mantenimiento de material rodante.
Los convoyes que se ofertaron contaban en multitud de ocasiones con 30 asientos en lugar de poner a disposición las unidades de 80, pese a que los servicios regionales de la Mariña en verano no bajaron de 30-40 ocupantes.
La utilización de transportes alternativos por carretera, recogiendo a los usuarios con más de una hora de retraso, es otra de las denuncias que formulan desde la Plataforma, a lo que se suma ahora el traslado de dos interventores a otros destinos.
La Plataforma apunta que hasta este momento los trabajadores ya eran insuficientes para cubrir los servicios regionales –ya que los de cercanías ya no disponen de estos desde hace años– y además si no lleva interventor, la unidad debe disponer de megafonía en funcionamiento cuando, asegura la Plataforma, prácticamente ninguna unidad funciona correctamente.

Personal
A la falta de interventores en las cercanías se suma ahora la instalación de máquinas expendedoras de billetes que ya se están instalando en apeaderos como San Xoán o Pedroso en las inmediaciones de Ferrol.
La Plataforma reclama que se doten de interventor todos los servicios en ruta porque sería “a mellor ferramenta nesta liña para o cobro de billetes, información, control estatístico... en contraposición ás máquinas de autoventa de billetes e control de accesos que teñen un elevado custo de mantemento, e non é viable instalalas en todos os apeadeiros e estacións, además de ser focos de actos vandálicos e roubos”.
La Plataforma pola defensa do Ferrocarril Ferrol-Ribadeo solicita explicaciones sobre las razones de por qué no se da solución a los problemas de la línea y demandan saber por qué desde la propia empresa pública Renfe se perpetran acciones que, aseguran, “molestan a los usuarios”.
Entre las peticiones se encuentra la aceleración del contrato de reforma de las ocho unidades 2400, de las que solo tres están listas desde enero de 2018. Piden, asimismo, la reforma de las unidades 2700 y 2900 para reducir el alto índice de indisponibilidad que padecen y la mejora del sistema de adquisición de recambios, para que no sea preciso esperar varios meses para la compra de estos. Reclaman, también, paradas facultativas en toda la línea, con el fin de mejorar los tiempos de viajes y la instauración de horarios que cubran las necesidades básicas, entre otros. l