El puerto recupera el tráfico de cruceros con 17 escalas en 2022

El “Hamburg” fue el último crucero que visitó la ciudad naval, el pasado mes de octubre | daniel alexandre

Las dársenas de la ciudad naval recibirán el año que viene un total de doce cruceros, con 17 escalas confirmadas a día de hoy. Así lo anunció ayer la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, celebrando la recuperación casi total de uno de sus tráficos más importantes –de hecho, dada la masiva cancelación de cruceros en 2020, puede decirse que el próximo año superaría el balance previo a la pandemia de coronavirus–.

Según apuntó por medio de un comunicado el organismo presidido por Francisco Barea, esta nueva temporada de cruceros podría suponer, de no limitarse el aforo en los buques por las medidas sanitarias –y de no cancelarse ninguna escala por el avance de la pandemia– unos 25.000 visitantes para la ciudad naval. Además, en el calendario ofrecido por la Autoridad Portuaria, destacan dos visitas en particular: las del “MSC Virtuosa”, el 26 de abril; y la del “MSC Grandiosa”, el 15 de septiembre. Estos dos gigantescos navíos, ambos propiedad de la naviera MSC Cruises y con capacidad para 6.433 personas, serán los primeros en llegar a la ciudad naval capaces de rivalizar en tamaño y capacidad con el “Aida Nova”, el buque más grande llegado a la ciudad de A Coruña, el pasado fin de semana, y que apenas los supera por 167 personas y seis metros de eslora –los dos cruceros de MSC son de 331 metros, mientras que el de Aida Cruises es de 337–.



Arranque de temporada


La temporada de cruceros en 2022 arrancará en abril con la llegada del “Fridtjof Nansen” –que curiosamente comparte nombre con la serie de fragatas hechas en Ferrol para la Armada noruega–, el día 25; un buque con capacidad para 528 personas y 140 metros de eslora propiedad de Hurtigruten. El flujo de visitantes continuará, si nada se tuerce, hasta el 19 de octubre, con la llegada del “Bolette”, que podría traer hasta 1.380 personas.

Por último, desde la Autoridad Portuaria se ha señalado que cuatro de los cruceros, el “MSC Poesia”, el “Seabourn Quest”, el “Star Legend” y el “Crystal Symphony” realizarán más de una escala –tres el primero y dos el resto–. Además, el 2 de junio visitará la ciudad naval el navío-residencia “The World”; un buque de 196 metros de eslora con capacidad para 250 viajeros “de alto poder adquisitivo” que, a lo largo de todo el año viajarán dando la vuelta al mundo. 



La plataforma móvil canadiense “Terra Nova” retrasa un día su llegada a la ciudad naval

La plataforma móvil de almacenamiento y procesamiento de petróleo –FPSO, del inglés Floating Production Storage and Offloading– “Terra Nova”, propiedad de la firma energética canadiense Suncor llegará hoy mismo a las dársenas de la ciudad naval. El gigantesco buque, que durante unos siete meses será reparado en las instalaciones de Navantia Ferrol, llega, por tanto, con un día de retraso, estando programada su entrada en la ría –según los portales náuticos MarineTraffic y Vesselfinder– al mediodía de ayer. Las condiciones meteorológicas de las últimas jornadas en alta mar –partió el pasado día 15 del puerto de Bull Arm, en la provincia canadiense de Terranova y Labrador– obligaron a un cambio de previsiones que, no obstante, no parece que vaya a afectar a su entrada en Navantia Ferrol.

El propio grupo naval señaló que el navío llegará a la estación de prácticos sobre las once de la mañana, comenzando la maniobra de entrada a la ría con la marea del mediodía. Tras eso, quedará fondeado frente a las instalaciones de Reganosa hasta el próximo lunes 3 de enero, cuando a primera hora de la tarde será llevado al astillero ferrolano, donde quedará varado en el dique tres.

Este contrato, como detalló en su momento la representante de la firma canadiense Jessica Depencier a este Diario, supondrá unas 700.000 horas de trabajo y cerca de 350 empleos, principalmente de la industria auxiliar. De hecho, según apuntó la agencia Europa Press, la llegada de este buque también afectará al sector inmobiliario, con más de 60 pisos alquilados en la ciudad para alojar a la dotación del navío.

Los trabajos, que durarán unos siete meses y suponen el mayor contrato de reparación de Navantia Ferrol de su historia, consistirán principalmente en arreglos estructurales en el casco del navío; la restauración del mecanismo de izado de anclajes; el reemplazo de la unidad de recuperación de calor residual; o el mantenimiento de cubiertas y otras reparaciones menores.



El puerto recupera el tráfico de cruceros con 17 escalas en 2022

Te puede interesar