sábado 19.10.2019

El puerto de Ferrol es el más rentable de todo el sistema gallego

En el último lustro ha obtenido beneficios por valor de 25 millones de euros, más del doble que Marín
El tráfico de mercancías bajó hasta el mes de julio un 8% en los muelles de la Autoridad Portuaria | daniel alexandre
El tráfico de mercancías bajó hasta el mes de julio un 8% en los muelles de la Autoridad Portuaria | daniel alexandre

Aunque los nubarrones sobre Endesa y Alcoa amenazan con empañar los balances de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, muy dependiente del sector energético y, por lo tanto, también de sus vicisitudes, el organismo que preside José Manuel Vilariño se ha consolidado en el sistema portuario gallego como el más rentable. 

Los datos de los últimos cinco años reflejan unos beneficios netos que superan los 25 millones de euros; el último, correspondiente al ejercicio 2018, con su mejor resultado desde el año 2013, en concreto, 6,4 millones después de impuestos. El balance del Puerto de Ferrol sufrió un ligero bajón en 2015, cuando los beneficios se situaron algo por encima de los 2,8 millones, aunque el ejercicio siguiente superó los 4,2 y, en 2017, se quedó muy cerca de los seis millones de euros de beneficios. 

La regularidad de los balances de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, una de las cinco de interés general –dependientes, por tanto, del Ministerio de Fomento– que existen en Galicia guarda ciertas similitudes con la que presenta la de Marín-Ría de Pontevedra, aunque en este caso el volumen de ganancia es menor, unos 11,7 millones en el último lustro, superando, eso sí, el resultado de la de Vigo, que es, como se recordará, el principal puerto pesquero del Estado español. Marín-Ría de Pontevedra firmó en 2018 su mejor resultado, con 3,3 millones de beneficios; además, y a diferencia de las otras tres autoridades portuarias de Galicia, ha presentado siempre números positivos. 

El gran año de Vigo
El caso de Vigo es diferente. El año pasado alcanzó el mejor resultado de un puerto gallego en su historia, con cerca de 8,9 millones de beneficios, aunque en este caso no se debe tanto a un incremento de la actividad portuaria –ingresos vía tasas–, sino a una circunstancia excepcional, como fue la renuncia de la Zona Franca a una concesión en la explanada de la terminal de Bouzas, que implicó el traspaso a resultados como tasa de actividad de 4,75 millones de euros.

De esa manera, el organismo que preside López Veiga multiplica los beneficios del ejercicio 2017 –1,8 millones– y parece dejar definitivamente atrás unos resultados discretos –719.000 euros en 2016; pérdidas por encima del millón de euros en 2015 y poco más de 155.000 euros el ejercicio anterior. 

También con datos positivos en el balance del último lustro está la Autoridad Portuaria de Vilagarcía, que suma 1,2 millones. En 2018 empeoró –457.000 euros por los 702.000 de 2017– ligeramente su cuenta de ganancias.

La factura del puerto exterior ha llevado al Puerto de A Coruña a presentar un balance negativo, de 3,2 millones en concreto, en los últimos cinco años. El peor ejercicio fue 2014, con pérdidas de más de cuatro millones. No obstante, desde 2016 tiene números negros e incluso en 2018 por un valor superior a los dos millones. 

En cualquier caso, el ejercicio 2018 fue, de lejos, el más rentable del sistema portuario gallego de interés general. Sumando los balances de los cinco organismos, los beneficios después de impuestos ascienden a casi 21,3 millones, lo que supone casi diez millones más que el ejercicio del año precedente –11,4 millones– y casi el triple que 2016, cuando el conjunto del sistema portuario se situó algo por encima de los 7,8 millones. En 2014 y 2015, los beneficios ascendieron a 2,5 y 3 millones, respectivamente. 

Las previsiones para el cierre de este año apuntan a que no se alcanzarán las cifras del año 2018. Cabe recordar que el resultado del puerto de Vigo, cercano a los 9 millones de euros, es fruto de la renuncia de la Zona Franca a una concesión en la terminal de Bouzas –la mitad de esos beneficios– y la actividad –y por lo tanto los ingresos por tasas– se mantiene por debajo.

Comentarios