Proponen un “Bosque comestible” con los fondos de transición justa

La ladera de Canido es la zona elegida para esta propuesta de bosque | J.meis
|

La posibilidad de optar a los fondos de transición justa ha puesto en marcha iniciativas como la de un “Bosque comestible” en la ladera de Canido, una idea que el grupo municipal del BNG plantea al gobierno socialista para que este pueda elaborar un proyecto al respecto. Así, podría optar a la convocatoria abierta de ayudas del Gobierno central en el marco de la transición justa en los concellos afectados por el cierre de las centrales de carbón.

El portavoz nacionalista, Iván Rivas, apuesta por la recuperación del patrimonio paisajístico existente en la ciudad y que, a día de hoy, se encuentra en situación de abandono y deterioro.

La idea de un “Bosque comestible” se fraguó en el seno de la vecindad de Canido y ya se habló en alguna ocasión de esta propuesta, que busca conseguir unos usos adecuados para un espacio que no tiene hoy ninguna actividad, la ladera norte del barrio de Canido.

Se trataría de desarrollar una zona verde de la ciudad y convertirla en un parque urbano con un diseño diferente a lo habitual, ya que la idea es combinar árboles frutales, plantas comestibles perennes, cultivos de raíz o setas para que, además de funcionar como zona de ocio y esparcimiento sirva de lugar de divulgación medioambiental.

Con este fin, desde el BNG se reclama al ejecutivo de Ángel Mato que “se poña a traballar nesta proposta medioambiental e aproveite a oportunidade de converter unhas parcelas sen uso algún nun recurso en positivo non só para os veciños e veciñas de Canido, senón para toda a veciñanza da Ferrol”.

La zona planteada es la ladera norte, en paralelo a la calle Celso Emilio Ferreiro y hacia la ensenada de A Malata; un espacio que limita con una parte de la calle Ronda y desde este lugar hasta el camino del lavadero, limita con la autovía y con la carretera Alta del Puerto. En este espacio se recordarían elementos patrimoniales como el lavadero de Insua, el baluarte o la vieja muralla de Ferrol.

La iniciativa encaja en estas ayudas, ya que existen un apartado para infraestructuras ambientales o puesta en valor de patrimonio natural, entre otras posibilidades.



Mougá


Además de este parque de Canido, el BNG apuesta por la recuperación del espacio que en su día ocupó el antiguo vertedero de Mougá, convirtiendo esta área en una gran zona verde, de ocio y paseo recuperando un espacio degradado.

Vinculado a este proyecto debería, a juicio del BNG, contemplarse la recuperación del aula Reciclaterra, un espacio adecuado para la elaboración de talleres y actividades vinculadas con la formación medioambiental. 

Proponen un “Bosque comestible” con los fondos de transición justa