Jueves 25.04.2019

La proliferación de vertederos urge la demanda de una patrulla en el rural

Las pistas de la parcelaria continúan llenándose de escombros a los que no se pone solución

Las pistas de la parcelaira en Covas acumulan escombros | jorge meis
Las pistas de la parcelaira en Covas acumulan escombros | jorge meis

Las pistas de la parcelaria continúan siendo un espacio idóneo para las personas que utilizan los espacios naturales como vertedero, pese a existir puntos limpios y recogida puerta a puerta.

Las denuncias por esta situación son más abundantes en la zona rural, donde se han detectado en los últimos años puntos conflictivos como Mougá, Esmelle o San Pedro de Leixa, pero también la zona rural cuenta con vertidos habituales en Santa Mariña, O Montón, Catabois o San Pablo.

Aunque cuando se denuncian casos concretos como depósitos de tóneres o de uralitas, altamente contaminantes, desde el Concello se ha actuado de forma inmediata, lo cierto es que los propios vecinos aseguran que se conocen otros puntos que permanecen sin solución.

Estos días podían verse en Covas, ocupando incluso caminos por los que se circula, congeladores, escombros de obra o andadores de niños pequeños, algo que desde la Agrupación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Rural no consideran ya como novedad.

En este sentido, su presidente, Manuel Sendón, recordaba ayer una demanda en la que insistieron en el anterior mandato y continúan en este sin que se haya conseguido el objetivo, la creación de una patrulla de la Policía Local para controlar la zona rural.

Los vecinos aseguran que las escasas visitas –en coche– de la Policía por las parroquias, no sirven para levantar atestados de lo que ven y, si no se produce una denuncia en firme, no se actúa sobre estos vertederos incontrolados.

Por eso, reclaman desde la agrupación vecinal que la Policía Local lleve a cabo visitas periódicas en moto, como hubo hace años, apunta Cendón, tomando nota de las situaciones que detectan para realizar los informes pertinentes.

Aunque los vertederos son un ejemplo del incivismo ciudadano, deberían, indica Sendón, ser atajados con medidas firmes por parte de la autoridades municipales.

Asimismo, podrían atajarse otros actos vandálicos como los que desde la agrupación se denuncia que se vienen produciendo en la antigua escuela Tomás Serantes, donde, pendiente de llevarse a cabo una actuación por parte del Concello, han desaparecido elementos como puertas.

Comentarios