sábado 8/8/20

Profesionales residentes del CHUF enseñan a escolares cómo salvar vidas

Los sanitarios explican a alumnos del colegio concertado Ayala, de Narón, técnicas de reanimación
El alumnado del centro concertado Ayala –arriba su fachada principal– con edades comprendidas entre los 6 y los 16 años es el destinatario de la iniciativa | D. alexandre
El alumnado del centro concertado Ayala –arriba su fachada principal– con edades comprendidas entre los 6 y los 16 años es el destinatario de la iniciativa | D. alexandre

Profesionales residentes de la Unidad Docente Multidisciplinar de Atención Familiar y Comunitaria del Área Sanitaria de Ferrol participan esta semana en el CPR Ayala de Narón en unas sesiones didácticas sobre reanimación cardiopulmonar, o lo que es lo mismo, enseñar a “salvar vidas”, como los propios niños del centro se refieren a la actividad.

Más de 250 alumnos con edades comprendidas entre los 6 y los 16 años están recibiendo estos días la formación específica sobre esta técnica, impartida por una docena de profesionales sanitarios, tanto de las áreas de Medicina como de Enfermería Familiar y Comunitaria, y lo hacen de   forma desinteresada ilustrando a los niños sobre cuestiones básicas relacionadas con la resucitación cardiopulmonar adaptadas a las edades de los estudiantes.

Las sesiones se centran en mostrar a los niños a través de diferentes recursos, como imágenes y presentaciones sobre los latidos del corazón o a través de situaciones simuladas, como presenciar que alguien se desvanece en plena calle, lo que se debe hacer en cada momento. Esther Fernández, una de las tutoras de los residentes, explica que “os nenos son esponxas que absorben todo, atenden moito, aprenden rápido e fan moitas preguntas” y añade también que lo hacen “moi ben e está sendo unha moi boa experiencia para todos”.

La primera instrucción que debe quedarles muy clara a los niños es la necesidad de “avisar, avisar e avisar” en caso de presenciar que alguien se encuentra mal. Para eso, el grupo insiste a los alumnos en que deben aprender antes de nada a marcar el número 112 o el 061 para llamar a los equipos de emergencias. Otras cuestiones que también están practicando estos día con los niños es que estos deben comprobar si la persona respira, saber si está o no consciente o aprender a moverla lateralmente, para evitar posibles ahogamientos.

En este sentido, se abordan estos días son las maniobras de compresión torácica, cómo deben hacerse y para qué sirven, ofreciendo consejos como el de practicar unas 30 repeticiones continuadas al ritmo de la mítica canción “Macarena”.

Esta es una intervención comunitaria que desarrolla la Unidade Docente del Área, que busca potenciar el ámbito comunitario y realizar una educación sanitaria adecuada en la comunidad.

Los profesionales que gestionan este departamento recuerdan que no debe olvidarse “a cadea vital”, que comienza con la petición de ayuda llamando a los servicios de emergencias, la realización de masaje cardíaco mientras no llegan los sanitarios, que basta con hacer entre 100 y 120 compresiones por minuto, y en tercer lugar, dado el caso, aplicar el desfibrilador semiautomático en caso de tener uno a mano. Cuestiones todas que inculcarán a los alumnos del colegio naronés que reciben esta semana las clases por parte de los residentes.

Comentarios