• Miércoles, 24 de Octubre de 2018

La Policía Local realiza un informe sobre la pintada de San Felipe, por tratarse de un BIC

Las pintadas que proliferan desde hace meses en Ferrol y que incluyen el número 13, ya sea solo o acompañado de nombres o símbolos, han ido más allá de una gamberrada en las paredes de la ciudad. L

La Policía Local realiza un informe sobre la pintada de San Felipe, por tratarse de un BIC
El castillo de San Felipe es un bien patrimonial protegido
El castillo de San Felipe es un bien patrimonial protegido

Las pintadas que proliferan desde hace meses en Ferrol y que incluyen el número 13, ya sea solo o acompañado de nombres o símbolos, han ido más allá de una gamberrada en las paredes de la ciudad. Los autores de estos actos vandálicos se enfrentan, además, a situaciones distintas dependiendo del lugar en el que hallan ejecutado sus “obras” y con la pintada del castillo de San Felipe, de la que ayer ya se daba cuenta, al conocerse también la del Marques de la Ensenada, se ha ido tan lejos que se ha llegado a un Bien de Interés Cultural.
Laura y Bruno –los supuestos autores de la pintada, al aparecer sus nombres en ella– sellaron su amor con un corazón y un número 13, pero lo hicieron en el muro de la fortificación que da a la ría, en un castillo que, más allá del romanticismo que les haya podido inspirar, es un Bien de Interés Cultural conforme a la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, por lo que está protegido tanto por el Concello, propietario del mismo, como por el área patrimonial de la Xunta, que vela por la conservación de estos elementos históricos de la comunidad.
Ayer, una vez que se dio a conocer la existencia de esta pintada, se personaron en el castillo la concejala de Patrimonio, Rosa Méndez, la arqueóloga municipal, su homólogo de la Xunta –Dirección Xeral de Patrimonio– así como responsables de la Policía Local de Ferrol.
El ejecutivo local ha encargado a la Policía la elaboración del correspondiente informe sobre estos hechos, de los que, por el momento, no hay información alguna sobre su posible autoría, ya que se encuentra, además, en un lugar que no se halla a la vista el público en general aunque sí puede ser divisado desde la entrada de la ría.
Corresponde ahora al Concello la contratación de la limpieza del muro que, dadas las características de BIC de la construcción, tendrá que ser realizada por restauradores especializados, con los consiguientes costes para las arcas municipales.
El número 13, que ya empieza a ser habitual en muchas paredes de la ciudad, es, sin embargo diferente al aparecido en Las Angustias –el 1 es un simple palo– y al de la escultura del Marqués de la Ensenada –que no cuenta con el guión de la parte de abajo que sí tiene el del castillo–.
El acto podría considerarse como como delito y no como falta, al tratarse de BIC. l