• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

El pleno deberá posicionarse sobre los vestigios franquistas en la ciudad naval

La tumba de la familia Franco Bahamonde que se encuentra en el cementerio de Catabois, deteriorada con el paso de los años y la falta de mantenimiento, se construyó tras el cierre del cementerio de Canido

El pleno deberá posicionarse sobre los vestigios franquistas en la ciudad naval
La tumba de la familia Franco Bahamonde sustituyó a la del cementerio de Canido, más sencilla y de menor envergadura | e.C.
La tumba de la familia Franco Bahamonde sustituyó a la del cementerio de Canido, más sencilla y de menor envergadura | e.C.

La tumba de la familia Franco Bahamonde que se encuentra en el cementerio de Catabois, deteriorada con el paso de los años y la falta de mantenimiento, se construyó tras el cierre del cementerio de Canido, donde se tiene constancia de que en 1934 existía una tumba de los cuatro hermanos. El traslado supuso un trato de favor para la familia del entonces jefe de Estado y convirtió un enterramiento corriente en todo un mausoleo que aún se conserva en un cementerio que es de carácter municipal y público.
La exhumación del cadáver del dictador del Valle de los Caídos ha llevado al grupo municipal nacionalista a traer a colación toda una serie de incumplimientos de la ley de memoria histórica en Ferrol, donde todavía se conservan vestigios del franquismo a los que ahora pide que se haga frente, a través de una moción que se llevará al pleno de fin de mes –26 de junio–.
El portavoz del BNG, Iván Rivas, que compareció ayer acompañado del edil Roberto Montero, asegura que el Concello tiene toda la legitimidad para recuperar la tumba de Catabois, alegando que no paga los impuestos correspondientes y que está regulado que tras pasar diez años, podría adquirirse, o en este caso hacerse con esa propiedad.

Expediente
La propuesta del BNG no pasa ya por esclarecer si existen títulos que determinen si la tumba es o no de la familia, sino que reclama, en un punto de la moción, que se inicie el expediente de adquisición de la propiedad. No se trataría pues, indicó Rivas, de “falar da lei de propiedade privada senón de aplicar o regulamento que rexe en Ferrol”.
Otro debate abierto sería el futuro de los restos de Francisco Franco. Por eso, la moción nacionalista reclama que se haga una declaración pública de que la corporación municipal de Ferrol “rexeita que os restos do dictador podan recalar en Ferrol e menos nun cementerio municipal”.
Desde el grupo municipal del BNG se rechaza esa posibilidad de modo que “isto se fora convertir nun lugar de peregrinación ou mausoleo do que agora se avergoñan en Madrid”. Por eso, apunta que Ferrol no debe asumir “a carga das súas decisións”.
La moción que el jueves 26 debería debatirse va más allá del tema puntual de la tumba de la familia Franco Bahamonde y pretende que se aborde definitivamente el cumplimiento de la ley de memoria histórica en la ciudad. Así, Rivas recordó que hay todavía instituciones que van en contra de esta ley al hacer referencia al régimen dictatorial.
En este sentido, reclama en la moción plenaria que se retire la placa de la casa natal de Franco, por ser “unha exaltación evidente do franquismo”, aludiendo a Francisco Franco como “Caudillo de España y Generalísimo”. Tampoco es de recibo, indica el BNG, que se mantenga la placa que conmemora la inauguración de la plaza de España por parte de Franco ni que en el exterior del hospital Juan Cardona se conserve una estatua al militar ferrolano franquista Camilo Alonso Vega.