Viernes 14.12.2018

El plan Urban concluye con la vista puesta en lograr nuevos fondos

Ferrol recibía en 2008 el visto bueno para obtener fondos (11.433.590 euros) de la iniciativa comunitaria Urban y comenzaba en 2009 a desarrollar proyectos.

La plaza del Cruceiro de Canido, ahora peatonalizada y “humanizada”	jorge meis
La plaza del Cruceiro de Canido, ahora peatonalizada y “humanizada” jorge meis

Ferrol recibía en 2008 el visto bueno para obtener fondos (11.433.590 euros) de la iniciativa comunitaria Urban y comenzaba en 2009 a desarrollar proyectos que han pasado por manos de tres corporaciones distintas (la de Irisarri, la de Rey Varela y ahora, la de Jorge Suárez). Con el final de año deben estar justificados todos los gastos y será el momento de recopilar información y hacer balance. A simple vista, la transformación de zonas emblemáticas del casco histórico ha sido llamativa, sobre todo en el caso de Canido, en el que la plaza del crucero y calles como Alonso López, Alegre, Atocha o Máximo Ramos se han “humanizado” y han dado una nueva vida a esta zona. Pero el Urban no cesa y, aunque con otro nombre, Ferrol trabaja ahora con Narón para presentar antes del 13 de enero un proyecto con distintas líneas estratégicas que pueda recibir también fondos de la Unión Europea.
Centros cívicos, la rehabilitación del antiguo hospicio, la permeabilidad del parque Raíña Sofía, la reforma de los bajos de la cuesta de Mella y de los jardines superiores son algunas de las obras con cargo a un plan que iba más allá y que desarrollaba distintos ejes de actuación. Bajo el título “Proxecto para a rexeneración urbana dos barrios históricos de orixe da cidade marítima de Ferrol” se desarrollaron propuestas respecto a la revitalización comercial, acciones formativas, iniciativas de participación y de dinamización y se concedieron subvenciones. Algunas de las propuestas se quedaron por el camino (como la creación de un centro de interpretación de la ciudad histórica en el Baluarte de San Xoán o un parque arqueológico en el de Canido) y otras se sacaron del Urban para acometerlas con fondos municipales. Este fue el caso de la reforma del Cantón, que asumió el gobierno de Rey Varela, con su polémica pajarera (que ahí está como ornamento pero sin uso) incluida.
La reurbanización y el acondicionamiento de los espacios públicos eran solo un eje de un plan que también debía impulsar el desarrollo del tejido económico con la revitalización de pymes y microempresas y el turismo, fomentar la integración social y la igualdad de oportunidades así como la formación profesional ocupacional, además de mejorar la accesibilidad y movilidad y el transporte y comunicaciones. Las actuaciones medioambientales, el fomento del uso eficaz de la energía, la dinamización cultural y conservación del patrimonio, el desarrollo tecnológico y el impulso de la sociedad de la información figuraban también en le plan.

nuevos requisitos
La concejala de Urbanismo, María Fernández Lemos, hace una valoración “positiva” de lo que supuso el Urban. “Fue una inversión muy importante en la ciudad”, comenta, que permitió hacer obras y transformar determinadas zonas. Su mente está puesta ahora en la consecución de nuevos fondos europeos. “La convocatoria es muy diferente”, explica, y ya no se financian proyectos concretos sino que se conceden ayudas para líneas estratégicas “en áreas urbanas con necesidades específicas”. Y ahí es donde creen que el ir juntos Ferrol y Narón les hará sumar puntos. “Yo creo que cumplimos los requisitos, tanto económicos como sociales y necesitamos un gran empuje”. Se trata de un proyecto metropolitano de 15 millones de euros que se invertirían hasta el 2020 y del que se pagarían con fondos Feder el 80%. 
Existe una página web (riadeferrol.cidade2020.gal) a través de la cual los ciudadanos pueden hacer sus aportaciones a este proyecto. Se centrará en cuatro objetivos temáticos del Feder: la inclusión social y la lucha contra la pobreza; la transición a una economía baja en carbono en todos los sectores; la preservación y protección del medio ambiente y la eficiencia de los recursos; y la mejora en la calidad y el uso de la Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Comentarios