viernes 30/10/20

Un nuevo informe responsabiliza a Navantia del hundimiento de la fragata noruega “Helge Ingstad”

El buen hacer de Navantia en relación al hundimiento de la fragata noruega “Helge Ingstad”, fabricada por el grupo naval en los astilleros de Ferrol, vuelve a estar en tela de juicio tras la publicación el pasado lunes de un nuevo informe sobre el accidente. Si bien las conclusiones de la investigación de la Comisión de Accidentes Marítimos de Noruega (AIBN) descartaban un posible fallo en la construcción del buque, el nuevo documento no solo refuerza esa tesis, sino que además afirma que varios miembros de las Fuerzas Armadas del país tenían constancia de la falla en el diseño del buque.

Este nuevo informe, según revela el portal Forsvarets Forum, fue elaborado por la compañía consultora PwC por encargo del Gobierno de Noruega. El texto detalla que “a través de entrevistas, se pudo saber que algunos miembros del personal de Defensa sabían que podía haber problemas asociados con el pozo y la falta de integridad a prueba de agua entre los habitáculos”. Al parecer, durante el accidente la tripulación trató de aislar este foso, pero no pudo evitar que el agua entrase a través de él. Del mismo modo, el texto insiste en la necesidad de revisar los motivos por los que la caja de engranajes terminó inundada.

Más agua

Uno de los puntos en los que el informe hace especial hincapié es en la filtración de agua a través de los ejes de la hélice, lo que habría inundado primero la caja de engranajes y, de ahí, el resto de secciones. En este sentido, el volumen de agua habría sido mucho mayor de lo inicialmente previsto.

Del mismo modo, el último estudio de la AIBN, publicado el mes pasado, alertaba sobre el “diseño de ejes de hélice huecos”, apuntando que se están realizando más pruebas sobre el tema. “Inmediatamente después de la notificación de falta de integridad a prueba de agua (eje hueco) entre la sala trasera del generador y la caja de cambios, se tomaron medidas temporales para crear una separación a prueba de agua entre los dos compartimentos. Ahora se ha llevado a cabo una reparación permanente en los cuatro buques restantes y el caso está cerrado”, apunta el estudio.

Repercusiones legales

El documento de la compañía PwC afirma que no hay indicios de que el Ministerio de Defensa o la Agencia Noruega de Material de Defensa (FMA) tuvieran conocimiento de esta falla, así como de que ambos organismos “subestimaron la complejidad del trabajo”. De igual forma, el texto recuerda que en su momento se advirtió a Navantia de posibles repercusiones legales de ser los buques defectuosos.

Por su parte, el Ministerio de Defensa noruego no quiso adelantar conclusiones al respecto. Recibimos el informe esta mañana y ahora lo revisaremos a fondo, indicaron. “El propósito del informe es que deberíamos aprender lo más posible de este grave accidente”, afirmó el ministro Frank Bakke-Jensen.

Comentarios