viernes 19.07.2019

El bajo nivel de As Forcadas lleva al Concello a activar un plan de ahorro de agua

El Concello de Ferrol ha tomado una serie de medidas preventivas de cara al ahorro de agua, dada la situación actual del embalse de As Forcadas que surte a Ferrol y a los concellos de Narón,

El embalse alcanzó su nivel más bajo en octubre de 2001, con un 45,8% de su capacidad  | jorge meis
El embalse alcanzó su nivel más bajo en octubre de 2001, con un 45,8% de su capacidad | jorge meis

El Concello de Ferrol ha tomado una serie de medidas preventivas de cara al ahorro de agua, dada la situación actual del embalse de As Forcadas que surte a Ferrol y a los concellos de Narón, Fene, Ares, Mugardos y Neda –aunque este último hace uso mayoritariamente del Belelle–. Actualmente se encuentra a un 50,34% de su capacidad, una cifra que no se alcanzaba desde el año 2003 y un 7% menos que hace solo unos días, el pasado 1 de noviembre.
No se trata, sin embargo, de una situación de alarma, como explicó ayer el alcalde, Jorge Suárez, ya que no se ha llegado a la sequía, que tendría que decretar, en todo caso, Augas de Galicia.
Suárez indicó que si se toma como referencia las lluvias caídas en el pasado mes de octubre, a finales de enero el embalse tendría solo un 20% de su capacidad, por lo que es necesario ir tomando algunas medidas tanto en las instalaciones y dependencias municipales como en el desarrollo de una campaña de concienciación y sensibiliación social entre los vecinos para potenciar un ahorro de agua en el consumo doméstico e industrial.
En este sentido, Suárez celebró ayer una reunión con los servicios municipales para poner en marcha medidas como la economía de agua en los riegos, fuentes públicas, piscinas municipales o baldeo y limpieza de calles. Además se promoverá el uso racional de agua en el consumo doméstico y en las actividades industriales y comerciales para optimizar al máximo el consumo. Se aconseja, de este modo, al ciudadano, ducharse en lugar de bañarse, no dejar grifos abiertos, lavar los vehículos en establecimientos especializados a tal efecto, no usar el inodoro como papelera o usar electrodomésticos de lavado al máximo de su capacidad.
Las medidas se difundirán en las redes, webs, tablones de anuncios, etc, para evitar tener que llegar a una bajada del embalse del 20%. También se notificará a los concellos que se suministran de este embalse y a empresas grandes consumidores como Navantia, Autoridade Portuaria o Defensa estas medidas y la petición de que, sin paralizar ninguna actividad, racionalicen el uso del agua.
Además, tal y como indicó el regidor local, se solicitará a Augas de Galicia que, sin que se produzca la declaración de sequía, sí se permita, por prevención, reducir el ritmo de desagüe del embalse, de modo que si actualmente es de 359 litros por segundo se pueda pasar a 171, tal y como establece la normativa vigente.
Por otra parte, Jorge Suárez recordó que el embalse tiene un defecto estructural, determinado por la eutrofización de sus aguas. En este sentido, pide también a la Xunta –es competencia de Augas de Galicia– que se lleven a cabo una serie de trabajos para que no se repitan problemas como la reproducción de cianobacterias en el embalse, que pueden de-sembocar en la microcistina en la salida de la Estación de Tratamiento de Agua Potable y obliga a poner en marcha tratamientos con cloro en exceso, que baja la calidad del agua.
En el caso del Concello de Neda, se llevaron a cabo recientemente obras de captación en la Peteirella, que hacen que el suministro del Belelle esté garantizado y haya mejorado.
Si se ponen en marcha las medidas preventivas que propone ahora el Concello, indicó Suárez, el descenso previsto para el embalse a finales de enero podría posponerse al menos hasta marzo, en el caso de no producirse suficientes lluvias. l

Comentarios