viernes 29.05.2020

Navantia retoma la actividad tras una reunión entre dirección y comité

La medida se tomó pese al desacuerdo sindical, ya que CIG y CGT no entienden qué ha cambiado
Los trabajadores ocuparon ayer nuevamente sus puestos | JORGE MEIS
Los trabajadores ocuparon ayer nuevamente sus puestos | JORGE MEIS

En la entrada principal del astillero de Navantia no se impidió ayer el paso a las instalaciones a trabajadores de la compañía principal ni de las auxiliares. Un acuerdo a última hora del miércoles –en torno a las diez de la noche– entre la dirección y los representantes de los trabajadores permitió retomar la actividad, demandada, además, por las entidades empresariales de la zona.

De este modo, los trabajadores de Navantia Ferrol regresaron a sus puestos, tras la decisión de comité de empresa de no posicionarse en las puertas de acceso como hicieron en la mañana del miércoles.

El acuerdo de paralizar la actividad e impedir el paso se había tomado alegando, por parte de la representación de los trabajadores, que no se estaba cumpliendo el protocolo de seguridad que habían pactado sindicatos y dirección en un comité de emergencia constituido ca raíz de la crisis del Covid-19.

La decisión de permitir retomar la actividad laboral se comunicó a las 22.10 horas del miércoles, tras desarrollarse desde la mañana y durante todo la tarde encuentros de representantes de los trabajadores con la dirección, y de la permanente del comité de empresa, con representación de todos los sindicatos: CCOO, UGT, CIG, MAS y CGT.

Pese a haber acordado la reanudación de la actividad –no todos los sindicatos apoyaban la medida– ayer se quiso dejar de manifiesto que vigilarán de todos modos “el cumplimiento de estos avances”, en relación con el compromiso de la dirección de realizar mejoras en el uso de los vestuarios, con medidas de limpieza e higiene, además de realizar una revisión periódica de que se cumple el protocolo.

Críticas

Por su parte, la CGT sostiene que la “seguridad sigue sin estar garantizada” en el recinto y criticó que “si el martes el comité estimó que no había condiciones de prevención y el miércoles no se trabajó, cómo es posible que ayer decidiese que sí hay condiciones”.

Para la formación, esta acción de paro provocó que se “accediese a aumentar el personal de limpieza, más de lo que se consiguió en semanas de debates con la empresa”.

Desde el sindicato nacionalista CIG no se entiende de qué ha servido la paralización del miércoles si el jueves se acepta la palabra de la empresa y, así, en este sentido, recordó varias cuestiones como que no se pueden incorporar más personas que las que entraron el pasado viernes, que Navantia y las empresas tienen que hacerse cargo de los salarios de los trabajadores, dado que trata de un paro técnico, o que no se puede permitir que las empresas detraigan vacaciones de los operarios.

La CIG indica que la decisión de la mayoría del Comité fue “asumir as promesas da Dirección, e polo tanto que se reincorpore todo o persoal que o martes estaba en activo, mesmo asumindo a posibilidade do incumprimento destas promesas a día de hoxe". l

Comentarios