• Domingo, 21 de Octubre de 2018

Navantia Australia promete aportar un 80% de recursos locales al programa SEA 5000

Navantia conocerá en el plazo de cuatro semanas si resulta ganadora del programa SEA 5000 de la armada australiana para la construcción de nueve fragatas por valor de 25.000 millones de euros. El Gobierno australiano quiere que este proyecto sirva para consolidar en el país una verdadera industria naval, con autonomía y soberanía.

Navantia Australia promete aportar un 80% de recursos locales al programa SEA 5000
La F-5000 es el modelo que Navantia ha presentado para competir en este multimillonario concurso de defensa
La F-5000 es el modelo que Navantia ha presentado para competir en este multimillonario concurso de defensa

Navantia conocerá en el plazo de cuatro semanas si resulta ganadora del programa SEA 5000 de la armada australiana para la construcción de nueve fragatas por valor de 25.000 millones de euros. El Gobierno australiano quiere que este proyecto sirva para consolidar en el país una verdadera industria naval, con autonomía y soberanía.

Una baza que puede jugar a favor de Navantia, pues además de llevar más de una década afincada en el país oceánico y poseer numerosas oficinas en la zona, es la contendiente –los otros dos son BAE Systems y Fincantieri– que más ha trabajado en los últimos años para la Marina Australiana, lo que ha supuesto una importante transferencia de conocimiento para la industria local.
Además, en las últimas semanas el presidente de Navantia Australia, Warren King, dijo que la empresa estaba preparada para crear una nueva compañía australiana de construcción naval vendiendo su filial local a superfondos australianos, compañías y accionistas ordinarios.
“Lo que estamos ofreciendo es una participación total en Australia para convertirla en una empresa totalmente australiana”, dijo el máximo responsable.

Otro de los aspectos que preocupan en este contexto es el llamado “valle de la muerte”, que se refiere a la brecha entre los principales proyectos de construcción naval y que se caracteriza por la destrucción de puestos de trabajo. Por ello, aunque no se espera que la construcción de las fragatas comience antes de 2020, Navantia ha prometido “cero pérdidas de empleos” desde la fecha en que sea nombrada licitador preferente.
Navantia Australia necesitaría emplear a alrededor de 340 personas a finales de este año para estar lista para la construcción de los nueve buques en la fecha programada.