lunes 16.09.2019

Cinco municipios de la comarca también sufrieron casos de furtivismo por parte de turistas estivales

Los primeros datos de la última campaña de la Consellería do Mar apuntan a un 76% más de infracciones
Los arenales de Cedeira son de los más afectados durante el verano por el conocido como “furtivismo de bañador” | jorge meis
Los arenales de Cedeira son de los más afectados durante el verano por el conocido como “furtivismo de bañador” | jorge meis

La campaña “Non sexas pirata! Á praia vense a gozar, non saquear” de la Consellería do Mar –que se inició el 17 de julio y permanecerá activa hasta el próximo día 31– comienza a dar sus primeros datos oficiales. El incremento en el número de efectivos empleados, sumado al mayor número de municipios y arenales controlados, han permitido un rango de actuación más amplio y, por tanto, un número más elevado de infracciones detectadas.

En el caso de las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal, el organismo autonómico incluyó los Concellos de Mugardos, Mañón, Ortigueira, Cedeira y Cabanas como parte de la campaña, dada la importancia de sus playas en la economía de los pósitos locales. Así, a falta de los resultados finales de esta iniciativa, las primeras cifras oficiales apuntan a un 76% más de casos, tanto por parte de mariscadores ilegales profesionales como los más temidos en estas fechas, los conocidos como “furtivos de bañador”.

Omar Lucci, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Mugardos, afirmó que en el caso de su pósito sí se detectó, como cada verano, un gran número de infracciones, pese a las medidas de contingencia que se toman desde la entidad al inicio de la época estival. “Siguen por aquí –los visitantes–, y aunque ya les queda poco se llevan las piezas pequeñas, dado que las más grandes las recogemos antes de que empiece la temporada de verano”, afirma Lucci. “Nosotros cogemos al principio las capturas de mayor tamaño y luego los turistas se llevan lo que pueden”.

En el caso del pósito mugardés, las mayores pérdidas se originan entre las principales especies de su lonja, como la navaja, el berberecho o la almeja babosa, y pese a las medidas establecidas, el gran volumen de turistas hace muy difícil paralizar esta actividad ilícita. Incluso entre los infractores no existe la percepción de que se está haciendo algo malo o lo suficientemente dañino; a modo de ejemplo, Omar Lucci relata cómo en una ocasión, durante una recogida en la playa, se acercó a un grupo de veraneantes, que le respondieron que “solo estaban cogienco conchas del mar, pese a que era evidente que estaban mariscando”, relata.

De este modo, la Consellería afirmó que, hasta este instante, se realizaron un total de 150 inspecciones en los 45 arenales de los 35 municipios seleccionados, detectándose en todo este tiempo 67 infracciones. Por el momento aún queda una semana para el final de la campaña, pero desde el organismo se espere que termine calando esta iniciativa.

Cinco municipios de la comarca también sufrieron casos de furtivismo por parte de...
Comentarios