jueves 14.11.2019

Multitudinaria protesta en rechazo de la parálisis de la central de As Pontes

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, se reunió ayer con representantes políticos y sindicales
La concentración celebrada ayer a las puertas del edificio administrativo de la Xunta en Santiago congregó a más de 400 personas
La concentración celebrada ayer a las puertas del edificio administrativo de la Xunta en Santiago congregó a más de 400 personas

El edificio administrativo de la Xunta de Galicia de San Caetano, en Santiago, fue ayer el escenario de una gran protesta por parte de trabajadores de las industrias auxiliares de Endesa, transportistas de carbón, vecinos y simpatizantes de las comarcas afectadas y diversos representantes políticos y sindicales, para exigir la reactivación de la central térmica de As Pontes. La tensión en torno a la planta, sin producción energética desde el pasado mes de abril, ha ido creciendo con el paso de las semanas, alcanzando finalmente –y literalmente– las puertas de la administración autonómica tras el inicio del nuevo curso.

En total, más de 400 personas venidas de muchos de los municipios afectados –As Pontes y San Sadurniño incluso fletaron autobuses para sus habitantes–asistieron a la protesta, entre los que se encontraban el presidente de la Diputación y alcalde de la villa pontesa, Valentín González; el regidor de Ferrol, Ángel Mato;  o los representantes de CCOO, UGT y CIG, Víctor Ledo, Jesús Calvo y Alberte Amado, respectivamente. Así, lo que en un principio comenzó como una concentración, afirman desde la entidad nacionalista, terminó siendo toda una manifestación que provocó incluso la interrupción del tráfico rodado.

Encuentro con la Xunta
Una hora después del inicio de la movilización, pasada la una de la tarde, una delegación de agentes afectados por la parálisis de la central, entre los que se encontraban Valentín González, los portavoces sindicales de UGT, CCOO y CIG y representantes de los colectivos de trabajadores de las industrias auxiliares y transportistas de carbón, mantuvieron un encuentro en la Xunta con la concelleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez y el director general de Enerxía, Ángel Bernardo Tahoces.

En esta reunión se dio cuenta de los avances realizados desde la administración autonómica para hallar una solución a la problemática de la central. De este modo, se reiteró que las cartas para solicitar un encuentro con la Dirección Central de Endesa en Madrid, con la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y con el comisario de Energía de la Unión Europea, Miguel Arias Cañete, ya habían sido remitidas, pero que de momento no habían obtenido respuesta. Del mismo modo, se pidió una reunión de urgencia con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para estudiar las medidas que podrían partir directamente del Gobierno gallego.

En este contexto, el representante de la CIG, Alberte Amado, reiteró la necesidad de que la gerencia de la eléctrica se implique en el conflicto, afirmando que “non podemos seguir dando pasos nesta situación sen saber o que pensa a dirección de Endesa”. Precisamente este es uno de los puntos más demandados por la mayoría de las fuerzas políticas en el Parlamento de Galicia, que en la pasada sesión plenaria apuntaron la importancia de que uno de los principales agentes en la situación manifieste qué medidas considera necesarias para la reactivación de la central.
Por último, desde la Xunta se insistió una vez más en la necesidad de eliminar el “céntimo verde” para el carbón, el establecimiento de exenciones fiscales para instalaciones en proceso de adaptación a la normativa comunitaria o la activación de retribuciones específicas por el uso de combustibles alternativos como forma de reactivar la producción de la planta pontesa.

Mociones de la Diputación
Paralelamente a la celebración del encuentro en Santiago con los representantes de la Xunta, la Diputación de A Coruña aprobó durante el pleno de ayer dos mociones para tratar de proteger el empleo y la actividad económica en las áreas afectadas por la falta de actividad de la central.
La primera de ellas, impulsada por el PSOE y el BNG y refrendada por todos los grupos, instaba al Gobierno autonómico a adoptar medidas para facilitar la transición de las instalaciones pontesas al “circuito de economía circular, a través do cambio de combustibles fósiles por outros tipos de materiais”. Esta moción también dio voz a las propuestas de la Xunta de cara a solucionar la problemática, así como la exigencia a la Unión Europea de que evite que fondos de inversión extranjeros especulen con el mercado de emisiones.

Por parte de los Populares, se insistió en la necesidad de establecer exenciones fiscales para reactivar la planta pontesa.

Obras de adaptación
En medio de esta situación y ante la incertidumbre del futuro de la central, la gerencia de la eléctrica decretó el cese provisional de las obras de adaptación de emisiones en los grupos tres y cuatro de la planta.

Los trabajos en las otras dos áreas, no obstante, continúan adelante.

Comentarios