Lunes 18.02.2019

Una mujer se enfrenta a una pena de tres años por propinar dos puñetazos

Por estos hechos, acaecidos en Ferrol en 2013, se piden también más de 670.000 euros en concepto de multa

Las diligencias previas se realizaron en el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol | d. alexandre
Las diligencias previas se realizaron en el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol | d. alexandre

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia juzgará el próximo día 22 a una mujer, M.C.A., que se enfrenta a una pena de 3 años por un delito de lesiones agravadas por imprudencia grave.

Los hechos a los que se refiere el auto procesal ocurrieron en Ferrol el pasado 6 de septiembre de 2013. Esa jornada, pasada la medianoche, se produjo un altercado en un pub de la zona al que acudió la encausada, C.D.D., mayor de edad y sin antecedentes penales. Allí se personó también el demandante, M.C.A, en compañía de un amigo, quien tras tener un altercado dentro del local fue expulsado del mismo. Una vez fuera, y a gritos, reclamó al propietario del local, M.R.R., su cerveza, que le hicieron llegar a través de su acompañante. El hecho de que le dieran la cerveza a su amigo y no a el molestó a M.C.A. quien braceó en señal de disconformidad provocando que se derramase la cerveza. Por esta razón zarandeó a un sujeto iniciando así una reyerta en la que intervinieron o tras dos personas para separarlos.

Acto seguido, la acusada, “con la intención de menoscabar la integridad física del demandante, lo zarandeó”, tal y como consta en el escrito de acusación. M.C.A., reaccionó intentando defenderse y fue entonces cuando la encausada le propinó dos puñetazos en la cara que provocaron la caída del demandante de espaldas sobre la acera.

Esta caída le provocó a M.C.A. un traumatismo craneoencefálico con hemorragia cerebral que obligó a los servicios de urgencia que lo atendieron a practicar una craniectomía frontal con lobectomía derecha y parcial izquierda, debido a la hipertensión craneal que se produjo horas después del altercado. Las heridas y complicaciones obligaron a M.C.A. a pasar 166 días ingresado en hospital Arquitecto Marcide y en el Juan Canalejo. En la actualidad el demandante, que era empleado de Correos, presenta un deterioro cognitivo severo derivado de la lobectomía por lo que requiere de la ayuda de una tercera persona para realizar las tareas básicas del día a día. Además, la Seguridad Social le reconoció la Incapacidad Permanente Absoluta para todo tipo de trabajo concediéndole una pensión compensatoria. Además de no poder valerse por sí mismo el denunciante sufre además deformaciones estéticas importantes derivadas de las operaciones sufridas y las cicatrices. Por otro lado, ante la falta de soporte familiar esa persona se ha visto en la necesidad de trasladarse a una residencia en Bóveda, Lugo, donde recibe asistencia integral personalizada.

Según las diligencias previas, remitidas por el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol, ante estos hechos, constitutivos de un delito de lesiones grave procede imponer 3 años de prisión y una multa de 667.025 euros por las secuelas sufridas y 11.925 euros por los días de hospitalización.

Comentarios