jueves 09.07.2020

Las mayoría de las bodas del Concello se aplazaron para el próximo año

De las 35 que estaban programadas para lo que resta de año, solo 10 no han decidido posponerlo
Imagen de la primera boda celebrada por el alcalde Ángel Mato en el patio del Torrente a finales de junio del año pasado | j.m.
Imagen de la primera boda celebrada por el alcalde Ángel Mato en el patio del Torrente a finales de junio del año pasado | j.m.

La cancelación de servicios no esenciales en las distintas administraciones ha llevado también a la paralización en la celebración de enlaces civiles en los tres espacios del centro cultural Torrente Ballester, donde se ofician las bodas del Concello ferrolano.

Aunque al principio de la pandemia y una vez decretado el estado de alarma la situación no afectó apenas a la programación prevista desde el área de Protocolo del Concello sí ha supuesto cambios para este verano e incluso para lo que resta de año.

Así, de los 35 enlaces acordados, tan solo diez no se han pospuesto para el próximo año y de estos solo cinco lo han confirmado oficialmente para la fecha prevista, por lo que aún podría haber más cancelaciones.

El mes de marzo no había prevista ninguna boda civil en el Torrente Ballester y los contrayentes que tenían fecha a partir de abril ya se pusieron en contacto para posponer la cita ceremonial. De hecho, hasta el mes de agosto no hay prevista ninguna boda y a estas seguirán algunas en septiembre y octubre, aunque la mayoría han optado ya por centrarse en el próximo año, por lo que pueda pasar todavía en los meses que restan de 2020, señalando ya su fecha o dejándola todavía sin fijar.

Como explica la jefa de Protocolo, Leonor Bermejo, se han dado todas las facilidades posibles a las parejas y la tramitación de los expedientes tendrá validez para el año próximo, sin nuevos requisitos ni tasas.

Una vez se reanuden las ceremonias, se seguirán las directrices establecidas pero, de no haber cambios ni nuevos rebrotes que lleven a poner en marcha de nuevo restricciones, está todo previsto para la reducción de aforo y el uso de medidas preventivas como mascarillas.

En los tres espacios del Torrente Ballester se reduce la capacidad con eliminación de sillas o bloqueo de butacas, en el caso del auditorio –capilla–. Se garantizarían en todo momento las distancias al tratarse de espacios con capacidades que van desde las 30 –sala de juntas– a las 80-90 del patio y las 180 del auditorio. l

Comentarios