lunes 22.07.2019

Mato basa en la “proporcionalidade e a lóxica” su propuesta sobre dedicaciones

Todo apunta a que la distribución saldrá adelante por parte de PSOE y PP, que serán los más beneficiados

El alcalde, Ángel Mato y el portavoz de FeC, Jorge Suárez | daniel alexandre
El alcalde, Ángel Mato y el portavoz de FeC, Jorge Suárez | daniel alexandre

La tercera parte del encuentro de portavoces municipales concluyó ayer con menos participantes –José Manuel Rey no asistió a la reunión ni tampoco la viceportavoz popular, Martina Aneiros– y más indignación de los representantes de BNG, Iván Rivas; y FeC, Jorge Suárez. Estos, tras esperar media hora, vieron como el ejecutivo local les hacía llegar vía correo electrónico una propuesta sobre un reparto de dedicaciones exclusivas con el que ya manifestaron su total desacuerdo, al suponer cinco dedicaciones para el gobierno y otras tantas para los populares, además de una para nacionalistas y FeC.

Tanto el portavoz socialista, Julián Reina, como el alcalde, Ángel Mato, defendieron esta propuesta como la “lóxica e xusta, baseada en criterios de proporcionalidade e para facilitar o traballo do goberno e da oposición”.

El regidor fue más allá al aclarar que se trata de una actuación “de xustiza” que el PP cuente con cinco dedicaciones “e non cunha soa, como propoñían Suárez e Rivas”, al tiempo que recordó que la corporación que presidía Suárez concedió al PP tres dedicaciones, y toda vez que en las pasadas elecciones amplió el número de representantes –uno más que en los anteriores comicios–, “non parece razoable esixir que a partir de agora se equipare o seu número ao de forzas políticas que obtiveron tres ou dous edís”. Para Mato es una cuestión de que “se impoña a lóxica da mesma forma que sucedeu en concellos que se atopan en circunstancias similares ao de Ferrol”.

La propuesta entregada ayer a los grupos supondría finalmente cinco dedicaciones para el grupo de gobierno, incluido el alcalde –177.373,72 euros–, cinco para el Partido Popular y una para cada uno de los otros dos grupos, FeC y BNG –147.987,14 euros_; frente a las seis del ejecutivo y cuatro de la oposición –3 del PP y una del BNG–, a inicios del mandato anterior; y las cuatro del ejecutivo y ocho de la oposición –cinco del PP, dos del PSOE y una del BNG–, que tuvo la corporación desde 2017.

El reparto de dedicaciones exclusivas –todas las de la oposición serán parciales, por lo que podrán completarse con otro salario– es precisamente el punto que más fricciones ha despertado con BNG y FeC.

El portavoz de Ferrol en Común, Jorge Suárez, ya había manifestado su posicionamiento acerca de que el gobierno debería contar con “as dedicacións que precise dada a responsabilidade e a situación en minoría, pero  para a oposición sería suficiente unha por grupo”, recordó ayer al término de la reunión. Califica el reparto de “desproporcionado e abusivo, no referido ás dedicacións do PP” y recordó el pacto “vergonzante” del anterior mandato en el que el acuerdo entre PSOE y PP retiró competencias al ejecutivo y amplió las de los dos grupos que ahora parecen estar de acuerdo nuevamente.

De todos modos, Suárez indicó que ayer mantendrían una reunión de partido y analizarán la propuesta “de xeito colexiado, porque consideramos o pacto abusivo”.

Más contundente en sus declaraciones fue el portavoz nacionalista, Iván Rivas, que denunció “un pacto explícito” entre PSOE y PP y se mostró en contra tanto del considerado criterio de proporcionalidad como de la necesidad de incrementar remuneraciones de concejales y asesores.

Con respecto al primer punto, Rivas, manifestó que “a proporcionalidade non é democrática senón a tiranía das maiorías”  e indicó que respecto a  las dedicaciones no tienen justificación, porque “son para desenvolver traballo político e o que se fai impoñendo a dictadura das maiorías sobre os grupos con menos representación ten un só obxectivo: pasar unha apisonadora co resto das formacións, que teremos menos representación pero tanta dignidade ou máis que estas organizacións”.

Asesores
Otro de los puntos que se debatirá en pleno es la reorganización de los asesores y sus retribuciones. En este sentido, la propuesta del gobierno de Ángel Mato pasa por la supresión de un puesto, el de la gerente de Urbanismo, además del de un oficial administrativo de grupo, que desaparece al hacerlo también Ciudadanos, y la ampliación salarial de los puestos de jefe de gabinete de Alcaldía, jefe de comunicación y asesor jurídico de Urbanismo. Los dos primeros pasarían de 33.329,94 euros a 39.000 y la asesora jurídica percibiría 44.000 euros, 10.670,06 euros más que en el mandato anterior. Además se plantea un puesto de redactor de comunicación, que percibirá 30.000 euros y cuatro administrativos de grupo, que mantienen su salario de 22.718,36 euros.

Por el momento solo el BNG se posicionó con un no explícito a esta propuesta, habida cuenta de que el incremento salarial de los políticos, que se debatió estos días en las reuniones y sobre la que se había posicionado a favor el propio alcalde, Ángel Mato, de forma pública, no formará parte de una propuesta del gobierno en el pleno del jueves.

No se trata sin embargo, explicó el portavoz socialista Julián Reina, de una renuncia a una subida de sueldos, sino de “utilizar el diálogo como arma política fundamental” y lo que se pretendía era “tratar o tema dos soldos, sen complexos, dicindo a verdade”.

Esa interpretación no es la que hacen BNG y FeC que consideran que se trataba de “propor un incremento no que estaban dacordo PSOE e PP pero pretendían que os demáis avalaramos os seus criterios políticos”.

Ninguna de las dos formaciones estaba de acuerdo con un incremento salarial ni para el alcalde ni para los concejales.

Comentarios