Martes 19.03.2019

Más de un millar de personas se unen a la manifestación de Poligal

Representantes de la corporación naronesa y de toda la industria de la comarca protestan contra el cierre

La masiva manifestación pasando frente al barrio ferrolano de Recimil | jorge meis
La masiva manifestación pasando frente al barrio ferrolano de Recimil | jorge meis

Más de 1.000 personas recorrieron ayer el trayecto que separa el puente de las Cabras, que separa el municipio de Narón con la ciudad naval, y el Cantón de Molíns al grito de “Poligal non se pecha”. La gran manifestación, convocada por el Comité de Empresa de la factoría naronesa de plástico de polipropileno para envases, contó con un masivo apoyo tanto de las diferentes fuerzas políticas de la corporación del Concello vecino como de los trabajadores de todas las compañías del tejido industrial de la comarca.

La protesta responde a la negativa de la compañía de frenar el concurso de acreedores para la fábrica en base, aseguran, a las pérdidas millonarias acumuladas por la misma desde el año 2012. Esta decisión tomó por sorpresa a la plantilla de Poligal, que asegura que hasta el mismo día del anuncio seguían teniendo carga de trabajo.

Apoyo heterogéneo
Si en algo se ha caracterizado la protesta de ayer es en la variedad de apoyos que ha recibido. Entre los manifestantes pudieron verse a la alcaldesa de la villa naronesa, Marián Ferreiro (TeGa), al regidor de Fene, Gumersindo Galego (PP), a la diputada ferrolana, Yolanda Díaz (EM), al candidato a la alcaldía de Narón, André Abeledo (NpD) o al secretario general del sindicato CIG, Paulo Carril.

Ferreiro, que la pasada semana se entrevistó con el director ejecutivo del Grupo Perelada –matriz de la compañía naronesa–, Santiago Font, y con el director de la planta, José Luis Mateo, afirmó que “dende o goberno local faremos todo o posible, apoiar os traballadores para que estas 108 persoas non queden na rúa coas súas familias. Estaremos en todas as movilizacións intentando mediar para que isto non sexa; e se esta empresa, a propietaria, decide pechar, que sexa outra a que tome as riendas”. 

En cuanto a la propuesta de traslado de 20 de los empleados a alguna de las otras plantas, la regidora calificó esta medida de “insuficiente”, recordando que había que trasladar, además, a sus familias al extranjero.

Por su parte, el presidente del Comité de Empresa, Rafael Souto, señaló que los trabajadores sentían que la decisión de cerrar “é unha inxustiza, porque ata o mesmo día do anuncio nós tiñamos traballo”. Souto aprovechó la ocasión para agradecer el apoyo recibido desde todos los sectores de la comarca.

Comentarios