sábado 16/1/21

A Malata recuperará su rócodromo a principios de 2021 tras las obras de mejora

El Club Montaña, que gestiona las instalaciones, demanda esa actuación desde hace varios años
Visita a las instalaciones municipales | concello
Visita a las instalaciones municipales | concello

El Club Montaña celebraba en el mes de marzo el nada feliz cumpleaños del cierre del rocódromo de A Malata. 2021 y antes de que se cumplan los dos años será el momento en el que vuelvan a abrir estas instalaciones para las que se demanda desde hace tiempo una reparación y que ahora acaba de ser contratada.

El concejal de Urbanismo, Julián Reina, y el de Deportes; Antonio Golpe, acompañaron a Xan Ramírez –Club Montaña– en una visita a las instalaciones antes de informar de la contratación de los trabajos que pondrán fin a una larga espera por parte de los muchos seguidores que tiene la escalada en Ferrol y comarca y que no cuentan en la ciudad naval con ningún espacio municipal para su práctica.

Los trabajos supondrán el montaje de un nuevo panel vertical de escalada en el rocódromo situado en las instalaciones municipales anexas al estadio de A Malata.

La infraestructura deportiva, construida en los anos noventa,  y gestionada por el Club de Montaña de Ferrol, necesitaba, como se indicó desde el Concello, “dunha intervención para acomodala ás normativas actuais, polo que o goberno local decidiu levala a cabo”.

La actuación consistirá en la retirada del panel vertical existente, así como de la estructura y anclaje, y se montará posteriormente un nuevo rocódromo que seguirá la normativa UNE-EN 12572-1, con unas dimensiones de seis metros de ancho por doce de alto.

Una estructura metálica servirá de soporte al panel de escalada, que estará panelado con tablero contrachapado WBP de madera de abedul de 21 milímetros de grosor, con 16 grapas por metro cuadrado para la fijación de las presas y una cara con acabado resinado con carga de arena de sílice. También está prevista la colocación de cinco líneas de seguros con elementos fabricados en acero inoxidable, siguiendo la normativa vigente.

Una vez concluida la pared se instalarán nuevamente las presas de escalada y se acompañará la intervención con la instalación de un panel informativo.

Los trabajos, con una garantía de dos años, que cuentan con un plazo de ejecución de dos meses desde el momento en el que se le notifique a la empresa, tendrán un coste de 17.738,60 euros.

El ejecutivo local espera que las obras puedan estar listas a principios de año, de modo que se pueda retomar la actividad.

Aunque la pared alta del rocódromo lleva cerrada al público desde hace más de año y medio, la parte baja sí se encuentra operativa, aunque las restricciones de la Covid-19 supusieron cierres como en otras instalaciones.

Comentarios