miércoles 19.02.2020

Un laudo arbitral devuelve la tarifa eléctrica a los jubilados de Endesa

La mediación del exministro Manuel Pimentel permitirá firmar en breve el convenio colectivo, en vigor hasta 2023
La reunión puso de acuerdo a todos los actores implicados en la necesidad de constituir cuanto antes el foro en el que se aborden los efectos de la descarbonización
La reunión puso de acuerdo a todos los actores implicados en la necesidad de constituir cuanto antes el foro en el que se aborden los efectos de la descarbonización

El personal pasivo de Endesa seguirá teniendo derecho a una tarifa eléctrica bonificada, tal y como venía haciendo hasta finales del año pasado, aunque con cambios. El laudo arbitral dictado por el exministro de Trabajo entre 1999 y 2000, Manuel Pimentel, pone fin a más de dos años de negociación y permitirá firmar el breve el nuevo convenio colectivo de la compañía eléctrica, que, además, tendrá una vigencia de seis años, desde el pasado 2018 hasta 2023.

La decisión de Pimentel establece que la bonificación se distribuirá en dos tramos, 6.000 KWh compensados en su totalidad y otros 3.000 al 50% del precio fijado para la retribución en especie. 

El laudo enmienda la decisión de la Audiencia Nacional, que, como se recordará, había dado la razón a Endesa al considerar que, tras extinguirse el convenio colectivo sin acuerdo entre las partes, los beneficios sociales del personal pasivo –al activo no le afectaba– decaían. 

Además, el dictamen también admite un consumo bonificado al 100% para todo el personal de Endesa de 6.000 KWh. En ambos casos –jubilados y trabajadores en activo–, la potencia máxima bonificada será de 5,75 KW para la vivienda habitual, mientras que a las segundas residencias se les aplicará el precio para la retribución en especie. 

Seis años de convenio 
El próximo convenio colectivo, una vez se firme –será próximamente–, tendrá una vigencia de seis años, a contar desde el inicio de 2018. Será un año menos que la duración que tendrá el Acuerdo de Garantías, por lo que en ese periodo de tiempo no habrá ningún despido por motivos organizativos, al tiempo que Endesa se compromete a realizar hasta un millar de incorporaciones durante la vigencia del convenio, para el conjunto de sus centros. También establece la jubilación obligatoria una vez que se cumplan los requisitos para el acceso al retiro ordinario.

Las conclusiones del laudo y la inminente firma del convenio colectivo no son las únicas novedades con respecto a la organización interna de la compañía eléctrica. Así, se aprueba un plan de salidas voluntarias para el personal que haya cumplido los 50 años y tenga al menos 25 cotizados. Para ellos se garantiza el pago de entre el 60 y el 80% del salario en función del tiempo que le reste al trabajador para alcanzar su edad de jubilación. En todo caso, los últimos cinco años siempre serán al 80%.

Personal activo 
En lo que respecta al personal en activo, el laudo instaura un esquema de incremento salarial que supone, a partir de este año, una mejora de la retribución anual de más de 4.000 euros –es decir, un 9% de media–. En concreto, una subida fija del 1% por cada año de vigencia del convenio; la actualización de las tablas salariales por encima del fijo –1,5%–; una paga variable en función de los resultados de la empresa, que se incrementará en 270 euros por cada ejercicio de vigencia del convenio; otra paga lineal por la implicación en los resultados de la compañía –desde el pasado 1 de enero, 1.500 euros–; así como una revisión salarial siempre que el IPC subyacente esté por encima del 1,5%. 

Endesa se congratuló ayer del contenido del laudo, al considerarlo “positivo para todas las partes” y que “permitirá firmar en breve el convenio colectivo”. Así, subraya que “termina así un periodo de incertidumbre que no era positivo ni para la plantilla ni para la compañía, y ahora se podrán afrontar los retos que nos plantea la transición energética de manera clara y decidida”.

Comentarios