domingo 9/8/20

Una labor de 45 años dignificando el silencio

Romper barreras de comunicación. Ese es el principal objetivo por el que lucha desde 1972 la Asociación de Persoas Xordas de Ferrol (AXF).

La presidenta de la entidad, Teresa Gallo (centro), en una de las reuniones de la asociación el pasado año	meis
La presidenta de la entidad, Teresa Gallo (centro), en una de las reuniones de la asociación el pasado año meis

Romper barreras de comunicación. Ese es el principal objetivo por el que lucha desde 1972 la Asociación de Persoas Xordas de Ferrol (AXF). La entidad hace balance de lo que dio de sí el 2016 y se centra en los objetivos a conseguir en este año que acaba de empezar, donde “lograr la igualdad y la inclusión de las personas sordas” sigue siendo su principal objetivo, tal y como señala su presidenta, Teresa Gallo.
“En la vida cotidiana hay barreras de comunicación aunque nosotros nos esforzamos para intentar explicarnos pero la mayoría de la gente sigue sin entender nuestra lengua de signos porque los oyentes todavía no están adaptados; esa es nuestra principal barrera”, explica.
La actividad de la asociación ferrolana se centra en distintos ámbitos que buscan tanto la calidad de vida de los socios –65– y usuarios como la formación e información de todo aquel que esté interesado en participar con la entidad. “Ofrecemos un servicio de intérprete para personas sordas, familiares o cualquier entidad que lo necesite; asesoramiento jurídico; servicio educativo; asesor técnico de cultura; y, en colaboración con la Asociación de Personas Xordas de Galicia, prestamos servicios de empleo y de atención psicológica”, apunta Gallo.
Los convenios adoptados con ciertas empresas y las campañas de sensibilización llevadas a cabo durante el año pasado son otros de los logros de los que se sienten especialmente orgullosos desde la AXF, debido al gran interés que suscitaron entre la ciudadanía. “Fuimos por varios colegios de Narón para hacer sesiones informativas con más de 200 niños e incluso hicimos un curso con profesores con el que quedaron encantados y estamos barajando la posibilidad de repetirlo”, asegura. Las clases de lengua de signos que ofertan tanto en la Oficina de Cooperación y Voluntariado en la Universidad como en el Colegio de Educadores Sociales han tenido muy buena aceptación, quedando casi 100 personas en lista de espera, por lo que uno de lo deseos para este 2017 es “la colaboración del Concello para conseguir financiación y poder seguir así impartiendo estos cursos porque la gente tiene muchísimo interés”, afirma la presidenta de la AXF.
Con todo, uno de los conceptos con los que todavía siguen luchando en la entidad es la denominación de “lenguaje de signos” y no “lengua”. “Lo que pasa es que mucha gente no lo conoce y le resulta más cómodo decir “lenguaje” como si fuese algo que no tiene valor; es una capacidad que tanto sordos como oyentes tenemos que desarrollar”, explica Teresa Gallo.
Al mismo tiempo, pide “desterrar” también el concepto de “sordomudo”, ya que “todavía hay mucha gente que aún no tiene claros los conceptos, por eso nos gustaría continuar con las campañas de sensibilización”.
La ferrolana destaca la importancia de continuar con actividades socioculturales, como las excursiones y visitas realizadas el pasado año al Arsenal, al Museo Naval, la Biblioteca Municipal o rutas de senderismo, porque “no es bueno que la gente se quede en su casa encerrada; deben tener acceso a formación, actividades deportivas, talleres, cursos de nuevas tecnologías... Todo eso ayuda a mejorar su calidad de vida”.
Recibir colaboración por parte de la Mancomunidad de Concellos de la Comarca es otra de las demandas de este año, ya que cubren solo la zona de Ferrol –con Narón tienen una pequeña financiación– y “nos gustaría atender a nuestros usuarios de Fene, Neda, Valdoviño... pero solo tenemos un intérprete y no podemos ir a todos esos sitios”, señala Gallo, quien asegura que, dada la actual demanda, ya haría falta contratar a 2 o 3 traductores de lengua de signos para Ferrol. “Cuando hay una charla, un taller o un pleno que dura varias horas se contrata de forma puntual a alguno pero no es la misma calidad que si estuviese cubriendo esa demanda en la asociación todo el tiempo”, señala.
“Yo no he ido nunca al cine”. Este es otro de los muchos obstáculos con los que se encuentra una persona sorda en su día a día, debido a la escasa programación de televisión y la cartelera del cine. “Debería haber subtítulos en las televisiones durante las 24 horas. Es un hartazgo porque no puedes hacer nada; se lo dices a los de los cines también y su excusa es que no hay dinero. Estamos ya acostumbrados pero deberíamos terminar ya con esas barreras”, finaliza Gallo.

Comentarios