lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El juicio de Rafael Pillado por la exposición a amianto se convierte en una reclamación colectiva

Rafael Pillado entrando en el Juzgado con Cristian Almeida

El extrabajador del sector naval y sindicalista, con un papel activo en los sucesos de marzo del 72 en Ferrol, Rafael Pillado, comenzó ayer su particular batalla contra Navantia por la exposición a amianto cuando era trabajador de la factoría, que se ha traducido en una asbestosis y mesotelioma grave. Esta lucha judicial individual quiere que se convierta en colectiva y por eso, igual que él, la asociación Agavida se personó en los Juzgados, con multitud de amigos y compañeros de Pillado, entre ellos la abogada Cristina Almeida, para animar a los posibles afectados a hacerse oír.
El histórico dirigente sindical entró ayer por la mañana en los Juzgados de la calle Coruña arropado por aplausos, que lo animan a seguir en sus reivindicaciones.
Pillado manifestó antes del inicio del juicio que “isto é unha reclamación individual que ten que ter carácter colectivo”. Por eso, valoró el trabajo que lleva a cabo la asociación Agavida “que quere exemplarizar neste xuízo a defensa colectiva de todas as persoas”.
Rafael Pillado hizo un llamamiento a los posibles afectados por asbestos o a las personas que hayan estado en contacto con este material para que se informen en la entidad, que estará encantada de aclarar las dudas existentes.
La abogada Cristina Almeida apoyó a Pillado en este acto judicial, señalando que le une una amistad al exsindicalista, apoyando, además, su batalla "para que se reconozca el verdadero dolor, que te corten la vida". Reconoció también que el proceso judicial no será sencillo pero espera que "sirva para muchos más que tienen el mismo problema". Apuntó también que no es una cuestión de dinero sino de "daños morales" y aseguró que Pillado debe ser escuchado "porque representa la voz de muchos".
Pillado afirmó con respecto a Navantia –que cuando él fue trabajador del sector todavía se denominaba Bazá– que "conocían las consecuencias de recurrir al amianto" y aseguró que "no se salvó ni la gente que estaba en la oficina y mucha gente murió con problemas sin saber que había muerto por eso".
El juicio, en el que el extrabajor de Bazán reclama 370.000 euros a la empresa naval pública por su exposición al amianto, quedó visto para sentencia. l

El juicio de Rafael Pillado por la exposición a amianto se convierte en una reclamación colectiva

Te puede interesar