Miércoles 20.03.2019

José Fontenla Leal

El ferrolano José Fontenla Leal fue un notable personaje de la emigración de Galicia en Cuba, lugar donde desarrolló una amplia actividad en pro de la cultura gallega, que le valió ser conocido con el sobrenombre de “Breogán”.

Monolito en homenaje de Fontenla Leal
Monolito en homenaje de Fontenla Leal

En su estancia en a isla cubana, el ferrolano fue un destacado colaborador del Centro Gallego de La Habana, uno de los fundadores de la Real Academia Gallega y el principal impulsor de la creación del Himno Gallego.
Su padre, José Fontenla Barros, natural de Couso, lugar de Campo Lameiro en Pontevedra, llegó a Ferrol el año 1860 para trabajar de cantero, como muchos pontevedreses, en las numerosas obras de la ciudad. Se casó en abril de 1861 en San Martiño de Covas, entonces parroquia del Concello de Serantes, con María Avelina López Leal, natural de dicho lugar. El matrimonio tuvo tres hijos, el mayor José María Benito Fontenla Leal, nacido el 12 de febrero de 1864 en la calle de la Estrella del barrio de Canido y bautizado en la iglesia de San Julián.
Muerta su madre en Ferrol el año 1867, Fontenla Leal emigró a Cuba el año 1874 con su padre, que trabajó en la isla cubana de albañil mientras el hijo estudiaba dibujo y litografía en La Habana. Posteriormente trabajó en los Talleres Litográficos de la capital cubana, colaborando como dibujante en varias revistas gallegas de Cuba, al tiempo que dentro de su formación autodidacta iba perfilando una clara conciencia de la identidad de Galicia como una realidad nacional.
 El año 1886 José Fontenla fundó con Secundino Cores la publicación bilingüe “Revista de Galicia”, que tuvo una corta duración, siendo también cofundador de la revista “Galicia”, de la que ilustró varias cabeceras, el año 1902. El año 1903 se hizo socio del Centro Gallego, entidad en la que ocupó varios cargos, entre ellos el de Bibliotecario. Fue fundador y primer presidente de Unión Redencionista Galega, una sociedad fundada el año 1911 que defendía la autonomía de Galicia, así como de Solidaridad Gallega el año 1908 y de la sociedad Ferrol y su Comarca el año 1909. En su trabajo a favor de la cultura gallega convenció a otro ilustre emigrante, Ramón Cabanillas, que escribiera en lengua gallega, hecho que fue reconocido por el propio escritor.
En diciembre de 1897 Fontenla Leal encabezó una asociación donde figuraban numerosos gallegos con la idea de crear una Gramática y un Diccionario Gallego, proyecto que derivó en junio de 1905 en la creación de la Asociación Iniciadora y Protectora de la Academia Gallega, presidida por Curros Enríquez, siendo su secretario Nan de Allariz y formando parte de ella Ángel Barros, José Castro “Chané”, Plácido Lugrís y el propio Fontenla Leal. El 30 de septiembre de 1906 se crea oficialmente en A Coruña la Academia Galega presidida por Manuel Murguía, concediendo a José Fontenla el título de académico correspondiente y socio fundador.  
El gran mérito de José Fontenla Leal es el de haber sido el auténtico impulsor de la creación del Himno Gallego, convenciendo al poeta Eduardo Pondal y al músico Pascual Veiga que compusiesen su letra y música. Gracias al interés del ferrolano el himno fue interpretado por vez primera el 20 de diciembre de 1907 en el Teatro Nacional de Cuba, bajo los auspicios del Centro Gallego, siendo pronto, el siguiente 31 de diciembre, declarado Himno Oficial de Galicia.  
El 4 de marzo de 1917, después de pasar más de 40 años como emigrante en Cuba, Fontenla Leal regresó a Galicia en el vapor “Reina María Cristina”, como delegado del Centro Gallego, acompañando los restos mortales del músico José Castro “Chané” para su entierro en A Coruña, regresando a La Habana el día 21 de ese mismo mes. Durante su estancia en Galicia visitó varias ciudades gallegas, haciendo un breve viaje a su ciudad natal de Ferrol, visita de la que apenas dio  una corta noticia el periódico local “El Correo Gallego”
Fontenla Leal, miembro de la Masonería cubana, se casó en Cuba con Ana Rizú Echevarría, con la que tuvo un hijo, José Antonio, enviudando el año 1912. El fallecimiento del ferrolano se produjo el 5 de diciembre de 1919, como resultado de una inflamación aguda y progresiva del tejido celular. Por una serie de circunstancias, entre ellas las dificultades económicas sufridas durante los años finales de su vida, murió solo y abandonado en el Hospital Calixto García de La Habana, siendo enterrado en una fosa común del cementerio Colón, perdiéndose sus restos mortales.
La biblioteca personal de José Fontenla la componían más de 3.000 ejemplares, incluyendo una colección de cartas y poemas inéditos, considerándose la más importante de carácter gallego existente en La Habana y una de las mejores de América, sosteniendo Fontenla Leal vínculos constantes con editores españoles para mantenerla al día, lo que le supuso un importante esfuerzo económico. A su muerte, esta biblioteca fue donada por su hijo a la Real Academia Gallega. 
Como recuerdo en Ferrol hacia Fontenla Leal, el año 1998 se erigió un monumento en su memoria, obra del escultor Guillermo Feal. La obra, situada en la plaza del Himno Gallego, en pleno barrio de Esteiro, donde confluyen las calles Eduardo Pondal y Pascual Veiga, consiste en un monolito pétreo con el busto de José Fontenla y una placa alusiva con la forma del mapa de Galicia. Tanto en Ferrol como en Narón, sendas calles llevan su nombre. 
En su homenaje la biblioteca del Real Coro Toxos e Froles, situada en la calle del Sol y cerrada desde hace varios años, lleva su nombre. Una lápida colocada recientemente recuerda su nacimiento en una vivienda de la calle de la Estrella del barrio de Canido. Tres escritores ferrolanos, Xaime López, Guillermo Llorca y Xosé María Dobarro, así como el escritor pontevedrés Xosé Neira Vilas, han publicado variados trabajos documentando la vida y obra de este notable personaje ferrolano.
[email protected]

Comentarios