lunes 28/9/20

El fuego calcina por completo la nave de la empresa Paydes en Río do Pozo

El incendio se declaró a las 16.43 horas y provocó una densa nube de humo negro visible en toda la comarca
Las labores de extinción continuaron durante toda la noche | jorge meis
Las labores de extinción continuaron durante toda la noche | jorge meis

Un incendio, cuyas causas se desconocen por el momento, arrasó en la tarde de ayer la nave que Paydes –Papeles y Desarrollos, SL– tenía desde el año 2012 en la calle dos Mariñeiros, en el polígono industrial de Río do Pozo, especializada en la fabricación de bolsas de papel y plástico y otro tipo de productos como precintos y cinta adhesiva. 

Emerxencias Galicia recibió el aviso a las 16.43 horas, cuando la columna de humo negro ya era perceptible desde prácticamente cualquier punto de la comarca. La dirección del viento, que aceleró su expansión, también contribuyó a que se elevara y redujese el peligro de intoxicación por inhalación de humo. 

El 112 movilizó de inmediato a los efectivos del Speis de Narón, los Bomberos del parque de Ferrol y también al GES de Mugardos, así como a la Policía Local y Protección Civil de Narón, y efectivos de la Policía Nacional, que ayudaron en el operativo para asegurar la zona y establecer un perímetro de seguridad, ante el riesgo que podía suponer la densa nube de humo y la presencia multitudinaria de curiosos en la zona. 

Descartados los daños personales –todos los trabajadores que en el momento en el que se declaró el incendio se encontraban en el interior de la nave fueron evacuados por el primer retén–, las labores de extinción se centraron en aislar el fuego y evitar que se propagase a la nave próxima, de la firma Moncina, y a los vehículos que estaban estacionados en los viales próximos. La fábrica que se puso en cuarentena no colinda con la de Paydes, pues entre ambas discurre un vial, pero sí era susceptible, según informó la alcaldesa del municipio, Marián Ferreiro, de verse afectada. Para evitarlo, al tiempo que se controlaba el fuego, se procedió a enfriarla. “Se saltase á outra nave podería haber consecuencias nefastas, porque nesa zona xa hai moitas”, explicó la regidora de Narón. 

Las autoridades decidieron finalmente limitar el acceso a todo el sector III del polígono industrial –el tercero en superficie de Galicia– y pedir la ayuda de los bomberos de Navantia, puesto que disponen de equipos más adecuados y de características específicas para incendios de estas magnitudes. 

Daños medioambientales 
Asegurada la zona y con el fuego controlado, la principal preocupación de las autoridades se centró en las afecciones medioambientales. Los servicios de emergencia se mantuvieron en el área durante todo el tiempo que duró el operativo y que al cierre de esta edición continuaba activo, si bien desde los servicios de extinción del Concello naronés se descartó la toxicidad del humo.

A la zona se desplazaron también técnicos de la Axencia Galega de Emerxencias, con su gerente a la cabeza, y de Meteogalicia, precisamente para realizar las mediciones de la calidad del aire. También colaboraron, señaló la alcaldesa, Urbaser, con cisternas, y la empresa Cosma, para comprobar el contenido de las aguas pluviales que provocó el incendio. La incertidumbre, una vez descartados los daños personales, era de naturaleza medioambiental, pues se desconocía la afectación que esos vertidos podrían tener en el río Freixeiro.

Los efectivos desplegados siguieron trabajando durante la noche para evitar la posibilidad, señalaron desde el Concello de Narón, “de que se reavive algún punto de lume, dado que se trata de material altamente inflamable”, como papel y plástico.

Un gran despliegue de medios para controlar las llamas que siguieron activas por la noche
Las labores de extinción continuaron durante la pasada noche. En ellas colaboraron los Bomberos del parque municipal de Ferrol, desplazando en un primer momento siete efectivos con un camión-escalera, otro forestal y un vehículo bomba. 

Por parte del Speis de Narón, acudieron en un primer momento las tres personas de la dotación de guardia, pero al verificar la magnitud del fuego requirieron la presencia de otros nueve compañeros. Se desplazaron dos camiones-escalera, dos motobombas de extinción y un vehículo nodriza de la empresa Urbaser con capacidad para 8.000 litros. El servicio de bomberos de Navantia acudió con un equipo y el GES de Mugardos, con dos motobombas.

También se ofreció a ayudar el Consorcio Provincial de Bombeiros da Coruña y se presentó el director provincial de Protección Civil.

Comentarios