sábado 07.12.2019

Gran éxito de participación en la XXIII Baixada de Carrilanas de San Mamede

La organización del evento se mostró sorprendida por la masiva afluencia de público durante la jornada de ayer
A pesar de que el día amaneció con perspectivas de mal tiempo, al poco de comenzar la prueba la meteorología mejoró, dejando momentos memorables para los asistentes | E.C.
A pesar de que el día amaneció con perspectivas de mal tiempo, al poco de comenzar la prueba la meteorología mejoró, dejando momentos memorables para los asistentes | E.C.

El municipio de Valdoviño acogió ayer el día grande de la ya tradicional Baixada de Carrilanas de San Mamede, que en esta ocasión cumplió su vigésimo tercer aniversario. Esta festividad, que ya forma parte de la propia localidad, se ha convertido con el paso de los años en toda una cita de referencia para los amantes de la velocidad sin motor, el humor desenfadado, la osadía y el ingenio; atrayendo a participantes no solo de la comarca, sino de todo el territorio nacional.

La cita de ayer, el grueso de la prueba en si y la clausura de la edición, contó con la participación de cincuenta vehículos de construcción artesanal. Pese a que en un principio se contabilizaron un total de sesenta inscritos –diez menos que el año pasado–, desde la organización del evento se explicó que algunos de ellos resultaron dañados durante los entrenamientos de la jornada anterior y otros, debido a las condiciones meteorológicas que se dieron durante la mañana, decidieron no participar por la propia naturaleza de sus carrilanas.

Y es que, tal y como se señaló desde la Asociación Baixada de Carrilanas, el tiempo parecía que no iba a acompañar la celebración de la prueba. A pesar de contar con una temperatura suave, el fuerte viento de las primeras horas del día, sumado a la amenaza constante de lluvia, hizo temer a muchos por la integridad de los vehículos. Afortunadamente, a medida que se aproximaba la hora de celebración de la bajada infantil –de doce de la mañana a una de la tarde– la climatología comenzó a mejorar hasta el punto de obsequiar a los participantes con períodos de notable buen tiempo.

Esta situación no solo favoreció la celebración de la prueba, sino que también animó a los vecinos a acudir en masa a contemplar la alocada bajada. Así, las estimaciones iniciales de asistencia al evento se situarían por encima de las 2.000 personas –la organización se mostró asombrada de la cantidad de público, especialmente en el tramo final–, aunque se tratan de datos provisionales.

Participantes de toda España
Como ya se mencionó, el evento hace ya años que salió del municipio de Valdoviño, convirtiéndose en una cita de referencia para los amantes de esta actividad de toda España. En esta ocasión participaron en la prueba pilotos de Alicante, Madrid, Cantabria, Castilla y León, País Vasco y Asturias, además de muchos de la comarca –algo que desde la organización aseguraron que les hacía “mucha ilusión, dado que mostraba la importancia de la prueba dentro del área de Ferrolterra–.

Curiosamente fue un asturiano, Cristian Marugán, de Posada de Llanera, quien se alzó con el premio absoluto. El otro premio destacado desde la asociación –dada la gran cantidad de categorías existentes– fue el de la simpatía, que se lo llevó el trío de participantes compuesto por Antonio Testa, Antonio Fraga y Gerardo Correa. Estos tres pilotos, pese a competir por separado, compartieron una misma temática, siendo esta los diferentes personajes del programa de animación infantil del canal Nickelodeon “Bob Esponja”.

Por último, casi como un guiño a los últimos compases de la celebración, la lluvia comenzó a caer poco después de las siete de la tarde, apenas quince minutos después de la finalización de la prueban, aunque no enturbió la entrega de premios.

Comentarios