Martes 20.11.2018

El gobierno de Ferrol vuelve a girar a la izquierda con Jorge Suárez como alcalde

Jorge Suárez Fernández es desde ayer el nuevo alcalde de Ferrol, el primero de Esquerda Unida, aunque esta organización se presentó a las elecciones bajo las siglas de Ferrol en Común, que incluye también a Anova e inscritos en Podemos.

Jorge Suárez estrecha la mano del alcalde saliente	jorge meis
Jorge Suárez estrecha la mano del alcalde saliente jorge meis

Jorge Suárez Fernández es desde ayer el nuevo alcalde de Ferrol, el primero de Esquerda Unida, aunque esta organización se presentó a las elecciones bajo las siglas de Ferrol en Común, que incluye también a Anova e inscritos en Podemos. Para hacerse con el bastón de mando contó con el respaldo del BNG y el PSOE, aunque solo los socialistas entrarán en el gobierno, de modo que este no contará con la mayoría absoluta de la corporación.
La ceremonia de toma de posesión de los nuevos concejales se desarrolló en un salón de plenos en el que se había reservado espacio para dos familiares por cada edil –50 en total– y el resto del aforo se destinaba al público en general. Pronto fue obvio que los simpatizantes del PP fueron los que más madrugaron, ya que el “aplausómetro” marcaba una clara tendencia hacia los concejales de esta formación política y, especialmente, hacia el ya exalcalde, José Manuel Rey.  El resto de asistentes se acomodaron en el salón de recepciones, desde donde siguieron la ceremonia a través de cuatro pantallas de plasma –la coordinadora nacional de Esquerda Unida, Yolanda Díaz, bromeó sobre esta circunstancia indicando que le recordaba a Mariano Rajoy– y fue aquí donde se reunieron la mayoría de los afines a Ferrol en Común. La tibieza con la que se celebró en el salón de plenos la proclamación del nuevo alcalde contrastaba con los ecos del jolgorio que se escuchaba procedente de la sala de recepciones.
El acto comenzó con la constitución de la mesa de edad, en la que se situaron el edil mayor y el más joven, José Tomé (PP) y Bruno Díaz (PSOE), respectivamente. El secretario dio lectura después a los resultados electorales y los concejales de cada partido, que se dirigieron por orden alfabético a jurar o prometer el cargo –por primera vez sin presencia de la Biblia y únicamente con la Constitución– y a recibir sus medallas y acreditaciones.
El PPoptó por el castellano y el juramento con dos excepciones, la de José Tomé –que empleó el gallego– y la de Diego Calvo, que además de usar esta lengua recurrió a la promesa.  En el PSOE usaron el gallego y la promesa salvo Felipe Sas, que juró y utilizó el español. En Ferrol en Común el alcalde prometió en gallego y por imperativo legal, lo mismo que los dos ediles de Anova, Esther Leira y Álvaro Montes, y la inscrita en Podemos María Teresa Riveira, mientras que Suso Basterrechea y la independiente Eugenia Freire utilizaron la fórmula habitual de promesa en gallego. Los dos concejales del BNG aludieron asimismo al imperativo legal al prometer sus cargos.
Una vez constituida la corporación se procedió a la elección de alcalde entre los cabezas de lista de los partidos con representación. Los del PSOE, Beatriz Sestayo, y el BNG, Iván Rivas, renunciaron para que sus ediles votasen a Jorge Suárez, mientras que los del PP apoyaron a Rey Varela y Ana Rodríguez Masafret, la única representante de Ciudadanos, se votó a sí misma.
Tras ser proclamado alcalde,  a las 12.55 horas, Jorge Suárez recibió dos besos de su socia de gobierno, Beatriz Sestayo, y una vez prometido su cargo –de nuevo por imperativo legal– empuñó por primera vez el bastón de mando y obtuvo la información eocnómica el Concello: 6.578.153,62 euros en tesorería y 98.119.501 en inventario.
El acto –en el que por primera vez no hubo policías locales de gala ni maceros– concluyó con la interpretación del Himno de Galicia por parte de la Banda Ferrolá de Música que escucharon los nuevos concejales y la totalidad del público puestos en pie. Fue quizá el único momento de cierta unidad en una sesión muy falta de “fair play”, con murmullos de crítica constantes a los miembros del nuevo gobierno entre el público del salón de plenos y cancioncillas satíricas a Rey Varela en el pasillo cuando abandonaba la sesión – “¡Que se vayan, se vayan, se vayan...!”–.

Comentarios