miércoles 16.10.2019

El gobierno no consigue acordar la organización municipal antes del pleno

Las cinco dedicaciones que se plantean para el PP enfrentan al gobierno y a los partidos de izquierda

Concello de Ferrol recepción deportistas
Concello de Ferrol recepción deportistas

El alcalde, Ángel Mato, insistió de nuevo ayer en que el primer pleno es el que marca el funcionamiento del Concello en los próximos cuatro años, de ahí la importancia de fijar no solo retribuciones, sino la distribución en órganos y comisiones y las dedicaciones que tendrá cada edil.


Esta primera sesión, sin embargo, ha significado ya para los grupos de la oposición de izquierdas –el PP se ha mantenido estos días al margen del debate sobre la distribución de dedicaciones exclusivas, pese a ser el protagonista principal del reparto–un camino del que quieren distanciarse cuando hace escasas semanas se planteaban incluso un gobierno conjunto.

El reparto de las dedicaciones entre los ediles de la oposición, que deja al PP con cinco dedicaciones parciales, compatibles con un puesto de trabajo y con el mismo salario que si fuesen dedicaciones totales, ha originado las críticas de FeC y BNG y la defensa del PSOE, que considera que es necesario “respetar el criterio de la proporcionalidad en función del número de concejales”. También ha suscitado críticas que se haya debatido estos días sobre incrementos salariales que, aunque no se plantean desde el ejecutivo en referencia a los ediles o al propio alcalde, sí reconfigura el reparto ente los asesores “en función de su responsabilidad”, tal y como defiende el regidor.


Tras una última junta de portavoces que concluyó con una presentación por correo electrónico de una propuesta y sin acuerdo entre las partes, el alcalde, Ángel Mato, anunció ayer la convocatoria oficial del pleno –hoy a las 10.30 horas– y aclaró que, a su juicio, es necesario “evitar esa sensación de enfrentamiento político en lo institucional, ya que como alcalde tomé la decisión –en relación al reparto de dedicaciones– de que se respetara el criterio en función del número de concejales, tal y como sucede en los Concellos del entorno, como A Coruña”.
Lo que no puede compartir el regidor es “que todos tengan la misma dedicación, porque el alcalde representa a todos los vecinos de la ciudad y un partido con doce ediles no puede tener la misma representación que uno con dos, porque no tiene lógica”.


Mato quiere huir de imágenes como la del anterior mandato cuando en un pleno se retiraron dedicaciones al gobierno o se legó a judicializar este reparto y apuntó, en este sentido, que no es el momento de cobrarse cuentas pasadas ni de hacer política donde no hay criterios políticos y solo se trata de respetar la voluntad de la ciudadanía para fijar un marco de convivencia”.


Pero no solo las dedicaciones han enfrentado ya al gobierno y a la oposición de izquierdas, que se debata sobre subida de salarios ha ocasionado ya fuertes críticas en FeC y BNG aun cuando el alcalde reitera que “mi propuesta está por escrito y no incluye subida salarial de la corporación, pero si se debe debatir, este es el pleno adecuado”.

Asesores
Los incrementos no afectan a la corporación pero sí a los asesores del gobierno que el ejecutivo ha fijado “en función de las responsabilidades”, justificando incrementos como el de la asesora jurídica de Urbanismo –44.000 euros– al apuntar que “emite y firma informes jurídicos, por lo que tiene una alta responsabilidad”. Aseguró además que es muy difícil encontrar a asesores con alta experiencia y, en este sentido, no se ha podido conseguir un gerente de Urbanismo “con los niveles retributivos que podíamos permitirnos”, por lo que se ha prescindido de este puesto.


Mato achacó a FeC y BNG que pidiesen una subida salarial para los secretarios municipales y no para la corporación ™cuando no se puede comparar la responsabilidad de un edil con dedicación en la oposición con un secretario de un grupo, ya que del voto de los primeros pueden derivarse responsabilidades jurídicas”.

Dedicaciones parciales
La decisión de que todas las dedicaciones sean parciales y puedan compatibilizarse con otro puesto de trabajo es justificable, para el alcalde, al señalar que “es muy difícil controlar una actividad liberal y generaría un mayor problema para los miembros de la corporación, por lo que, para evitar suspicacias, es mejor optar por que todas sean parciales y que cada grupo se haga responsable de cómo las utiliza”.

La respuesta de lo que en el anterior mandato se dio por llamar “aliados naturales” no se hizo esperar y Ferrol en Común no dudó en reprobar lo que consideran un “acordo tácito” entre PSOE y PP “para o reparto de máis de 200.000 euros anuais entre concelleiros”.

FeC y BNG
FeC, que hace solo unos días firmó un acuerdo de gobernabilidad con el PSOE, hizo ahora un análisis “moi negativo dos primeiros pasos dados por este goberno, que esperamos reconduza con políticas a favor da cidadanía, en lugar de esmerarse na mellora das condicións dos cargos públicos”. Ferrol en Común se muestra orgulloso “de que, xunto co BNG, se poida frear a proposta xeneralizada e amoral no Estado de subas salariais como primeira medida de goberno”; al tiempo que reclama una “xustificación expresa do réxime de dedicacións parciais,

que debería ser regulado en base a criteriosde control horario” y que las dietas recibidas por la representación en la Autoridad Portuaria –6.000 euros que cobrará el alcalde– “sexan doadas a unha entidade social”. FeC pide que los esfuerzos se centren en “aprobar un orzamento de trámite para salvagardar a oferta de emprego público”. Tiende la mano, sin embargo, a “políticas de cidade, do pazo á rúa e non de consumo interno en busca de lucro”.

El BNG habla también de “traizón” no solo a las organizaciones que lo apoyaron en la investidura sino a sus votantes al asegurar que existe un “pacto explícito co PP que supón un reparto da tarta aplicando o rodillo e recurren á proporcionalidade cando o que fan é acrecentar as diferenzas para desenvolver un traballo político entre as organizacións que conforman o arco municipal”.

El BNG aseguró que su formación nunca pidió una subida salarial para los auxiliares administrativos de los grupos, como ayer señaló el alcalde, aunque, indicó su portavoz, Iván Rivas, “en todo caso vai sendo hora de que o Partido Popular e o PSOE comprendan dunha vez que unha cousa son os políticos e outra os traballadores e traballadoras, por moito que eles se consideren profesionais disto".

Comentarios