sábado 8/8/20

Extremadura aprieta para impedir la venta de Gallardo Balboa a Megasa

La Junta insiste en que “la respuesta local es la mejor solución” para el grupo industrial de la comunidad
La factoría de Xuvia se encuentra en estos momentos en su parada programada de verano | JORGE MEIS
La factoría de Xuvia se encuentra en estos momentos en su parada programada de verano | JORGE MEIS

El interés de Megasa por el grupo siderúrgico Gallardo Balboa está encontrando una fuerte oposición entre las instituciones de Extremadura, donde se localizan sus plantas de producción. A las reiteradas manifestaciones de los comités de empresa y de las fuerzas políticas de la Comunidad Autónoma y Ayuntamiento de Jerez de los Caballeros se sumó ayer, una vez más, el gobierno de la Junta, que a través de su portavoz, Isabel Gil, expresaba la postura “clara y nítida” del ejecutivo regional sobre el proceso de venta y su predilección por la opción que representa la compañía Cristian Lay. “Una respuesta extremeña es la mejor solución al grupo Gallardo Balboa”, señaló ayer en declaraciones recogidas por la Agencia EFE.

La posibilidad de que la naronesa Megasa adquiera la siderometalúrgica ha generado reacciones de todo tipo, puesto que Gallardo Balboa es uno de los grandes grupos industriales de Extremadura, el mismo origen y la misma sede que Cristian Lay, que habría realizado una oferta por la totalidad de las empresas que lo forman. Megasa, tras haberse interesado solo por alguna de ellas, las relacionadas con su sector de actividad, la habría igualado, aumentando así la preocupación entre las fuerzas políticas, sindicales y empresariales de la región.

Ayer mismo, los comités del grupo Gallardo Balboa salieron a la calle para reclamar esa “solución extremeña” que encarna Cristian Lay. La siderometalúrgica, propiedad del fondo de inversión norteamericano KKR, se encuentra en pre-concurso de acreedores y da trabajo directo a 900 personas, que temen que si finalmente se impone la propuesta naronesa afecte al empleo local y a la sede social de la firma.

De hecho, la parte social sigue observando con “recelo” el interés de Megasa, principalmente tras haber lanzado una primera propuesta sobre una parte del holding en la que tampoco se comprometía a mantener todos los puestos de trabajo.

Por su parte, Megasa sigue suministrando información a cuentagotas. En cualquier caso, según EFE, en estos momentos la única diferencia entre ambas ofertas sería que la de Megasa requeriría del visto bueno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, con lo que las inversiones y la inyección de liquidez anunciadas podrían demorarse unos meses. l

Comentarios