miércoles 5/8/20

Equiocio celebrará sus actividades con estrictas medidas sanitarias

La organización aprovechará la coyuntura para hacer un evento más ligado a la familia y  a la naturaleza
Foto de familia tras la presentación oficial de la vigésimo novena edición de Equiocio | jorge meis
Foto de familia tras la presentación oficial de la vigésimo novena edición de Equiocio | jorge meis

Equiocio, una de las propuestas culturales y deportivas más importantes de la comunidad, celebrará la que será su vigésimo novena edición con estrictas medidas sanitarias para tratar de asegurar la seguridad de los participantes y visitantes. La presentación del evento, a cargo su director, Federico Pérez-Lago, tuvo lugar durante la mañana de ayer en el centro cultural Torrente Ballester, donde se expusieron, además de la relación de actividades, todos los protocolos que se llevarán a cabo.

Y es que, aprovechando la coyuntura sanitaria, desde la organización se ha querido dar un carácter más familiar y ligado a la naturaleza al evento, conservando su esencia de celebración de la disciplina hípica y alejándose de la dimensión más festiva. Así, el aforo estará mucho más limitado en esta ocasión, lo que requerirá una inscripción previa para los visitantes –la organización cuenta con 252 caballos inscritos, por lo que unas 600 de las 1.000 plazas estarán dedicadas para jinetes, equipos técnicos y demás personal ligado a estos–. Además, todo el recinto, de 3.000 metros cuadrados, permanecerá vallado y señalizado para facilitar el respeto a las distancias de seguridad, contando únicamente con un acceso.

Estas y otras medidas de seguridad –la organización ha adoptado seis protocolos diferentes– podrán consultarse en la web del evento, aunque también se pondrá a disposición de los interesados un decálogo para quienes no quieran ahondar en los detalles.

Un programa “precioso”
El programa, que Pérez-Lago definió como “precioso a nivel de competición” estará especialmente orientado a las actividades equinas en sí, alejándose más de una oferta de ocio y, por ello, siguiendo un cronograma mucho más estricto. La idea, según se señaló durante la presentación, es que el evento se realice de viernes a domingo de forma ininterrumpida, por lo que “nada puede fallar” a lo largo del programa. Se realizarán ocho pruebas diarias, comenzando por las categorías menores hasta llegar a profesionales de gran calado nacional e internacional.

Precisamente en este apartado la organización quiso recordar que, por culpa de la pandemia, se contará con un menor número de representantes de otras comunidades, invitando a todas aquellas que queden fuera a participar en la próxima edición. En cuanto al resto de actividades, desde el próximo miércoles comenzarán pequeños eventos alternativos, centrados en los más pequeños –con proyecciones de cine y una gincana– o la naturaleza, con excursiones por el entorno de Covas. Lo que sí se eliminará –y se señala que posiblemente no volverá– será la oferta de ocio nocturno, recordándose desde la organización que el evento terminará con la puesta de sol.

Carácter social
Equiocio Social, la faceta más solidaria del evento, también tuvo su hueco en la presentación de la mano de la presidenta del Patronato Concepción Arenal, Beatriz Dorrio, que quiso agradecer la visibilidad que esta clase de iniciativas da a las entidades que tanto hacen por la ciudadanía. Esta esencia, apuntó, se ve condensada en el propio logo, que al ser circular representa la igualdad e importancia de todas las organizaciones del tejido asociativo de la comarca.

El acto fue cerrado por el teniente de Alcalde, Antonio Golpe, que valoró el significado de Equiocio para la ciudad naval, además de su evolución desde una pequeña idea al evento que es hoy en día.

Comentarios