miércoles 16.10.2019

Enfermería asegura que los recortes ponen en peligro la clínica podológica

La Clínica Universitaria de Podología del campus de Ferrol –ubicada en las instalaciones del Hospital Naval– tiene los días contados de no resolverse de forma inmediata la falta de recursos de los que dispone la Facultad de Enfermería y Podología del campus, de la que depende, para mantener la actividad en el centro, destinado a la realización de las prácticas clínicas por parte del alumnado.

Nuria Varela y Pedro Gil informaron ayer a los alumnos sobre la complicada situación	daniel alexandre
Nuria Varela y Pedro Gil informaron ayer a los alumnos sobre la complicada situación daniel alexandre

La Clínica Universitaria de Podología del campus de Ferrol –ubicada en las instalaciones del Hospital Naval– tiene los días contados de no resolverse de forma inmediata la falta de recursos de los que dispone la Facultad de Enfermería y Podología del campus, de la que depende, para mantener la actividad en el centro, destinado a la realización de las prácticas clínicas por parte del alumnado.
Así lo aseguró ayer la directora, Nuria Varela, quien además explicó que las dificultades económicas para sostener este servicio comenzaron hace ya unos años, con la progresiva merma de las correspondientes partidas, pero que se han visto considerablemente agravadas tras la reducción del 35% del gasto para este ejercicio acometida por la institución académica herculina en todos los centros el pasado mes de septiembre –una medida que dejaba sin efecto la suspensión de compras decretada en junio–.
“Llevamos años llamando la atención en el Rectorado de que la situación de la clínica se estaba haciendo insostenible y ahora, tras esa reducción del 35% –que supone una cuantía de cerca de 20.000 euros menos–, nos resulta imposible mantener la actividad”, comentaba Varela.

reunión
Ayer, el equipo directivo de la facultad convocó a los más de 400 alumnos matriculados entre las dos titulaciones (Enfermería y Podología) para informar sobre la situación actual, ya que los recortes, además de poner en peligro la continuidad de la clínica podológica y por tanto la posibilidad de realizar las prácticas clínicas obligatorias, supondrán para los alumnos el incremento del gasto destinado a la compra del material fungible que necesitan para el trabajo en los laboratorios –entre 50 y 100 euros por alumno y curso–, parte del cual, hasta ahora, era adquirido por el propio centro.
Nuria Varela instó a la UDC a buscar una solución. “El centro no puede seguir ofreciendo unas prácticas regladas y de calidad porque no tiene los recursos suficientes”, lamentó.
A pesar de que en la actualidad los alumnos de Podología siguen desarrollando sus prácticas  en la clínica universitaria, esta podría cesar su actividad de forma inmediata en cuestión de días o semanas, tal y como ayer  aseguró el vicedecano de Podología, Pedro Gil.
“En caso de tener que cerrarla, los alumnos se quedarán sin opciones de hacer estas prácticas clínicas”, añadió, imprescindibles para obtener el título –los alumnos de cuarto realizan esta formación durante todo el curso y los de tercero en el segundo cuatrimestre–. Tras la reunión celebrada ayer con el colectivo estudiantil, el equipo directivo ha convocado para hoy al profesorado de la facultad.

udc
Desde la Universidade da Coruña se aseguró ayer que la continuidad de la clínica “non periga”. “Está afectada polo recorte no orzamento ao igual que todos os servizos”, señalaron, y añadieron que “en ningún caso estarán afectados os estudantes”.

Comentarios