Miércoles 12.12.2018

El arquitecto que informó las licencias de Odeón, absuelto de un delito urbanístico

La titular del Juzgado de lo Penal 1 de Ferrol, María Jimena Couso Rancaño, adelantó ayer al término del juicio la absolución del exarquitecto municipal de Narón Manuel Villar Álvarez del delito contra la ordenación urbanística del que se le condenaba. 

foto del inicio del juicio celebrado ayer en el juzgado de lo penal 1 de ferrol	luis polo
foto del inicio del juicio celebrado ayer en el juzgado de lo penal 1 de ferrol luis polo

La titular del Juzgado de lo Penal 1 de Ferrol, María Jimena Couso Rancaño, adelantó ayer al término del juicio la absolución del exarquitecto municipal de Narón Manuel Villar Álvarez del delito contra la ordenación urbanística del que se le condenaba. La sentencia es consecuencia de la retirada de los cargos por parte del Ministerio Fiscal y de la acusación popular, que era ejercida por Pablo Villamar y Francisco Javier Porto, del BNG naronés.

A lo largo de la vista, que se prolongó por espacio de algo más de dos horas, quedó probado que las licencias de construcción y puesta en funcionamiento del Centro Comercial Odeón y el Hotel Husa, informadas favorablemente por el que entonces era arquitecto municipal, Manuel Villar, se ajustaban a lo establecido en el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) vigente en aquella época y al Plan Parcial del polígono de A Gándara.

Así lo consideraron las acusaciones, a pesar de que la subinspectora de Urbanismo de la Xunta Susana Bahamonde López se ratificó en el contenido del informe elaborado al respecto, en el que se concluía que tanto el edificio de Odeón como el del hotel sobrepasaban los parámetros establecidos para la zona tanto en edificabilidad como en alturas.

Por contra, el arquitecto municipal de Neda, Francisco Javier Cernadas Veiga, respaldó con un informe y con su declaración como perito que los informes emitidos por Manuel Villar se ajustaban a la legalidad.

Fue el propio acusado el que explicó, en el transcurso del interrogatorio, la solución por la que se había optado en el Concello para solventar un problema antiguo que afectaba a las parcelas del polígono de A Gándara y que, con anterioridad, ya se había aplicado en la construcción de otras empresas, como es el caso de la ya desaparecida Leyma, Poligal y Tecnymo. En este sentido, señaló que para establecer una separación entre las empresas y las viviendas asentadas en la zona, el Concello planteó la conveniencia de crear una calle perimetral y una zona verde y, para ello, se estableció un acuerdo con los propietarios por el que estos cedían voluntariamente los terrenos para el vial y los jardines, a cambio de concentrar en el resto de la parcela toda la edificabilidad prevista en las escrituras. Dicho acuerdo fue aprobado por el pleno de la corporación en el año 1991, y, según Manuel Villar, fue el que se aplicó en la concesión de las licencias a Odeón y el Hotel Husa, junto con lo establecido en el PXOM de 1985, que era el que estaba en vigor en el caso del centro comercial –año 2000– y el modificado de 2002, en el del establecimiento hotelero. El arquitecto explicó, asimismo, que también se recurrió al Plan Parcial del polígono de A Gándara, al que remitía el propio PXOM.

En cuanto a las alturas, Manuel Villar dijo no tener conciencia de haber dado licencia para una altura mayor a la establecida, precisando que el informe se refería al edicio primario y que después Dolce Vita hizo modificaciones cuando aparecieron los proyectos de la bolera y los cines. En cuanto al hotel, también se valió de lo establecido en el PXOM y el Plan Parcial.

De todos los testigos citados, entre los que se encontraba el actual regidor, Blanco Suárez, solo declararon el anterior alcalde, Xoán Gato, y la jefa del servicio municipal de Urbanismo.

El arquitecto que informó las licencias de Odeón, absuelto de un delito urbanístico
Comentarios