• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

El Ejecutivo asegura que la fabricación de las corbetas de Arabia sigue adelante

El Gobierno, por medio del ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, confirmó ayer el fin de la crisis por la fabricación de las cinco corbetas para Arabia Saudí y la venta de 400 bombas de precisión, cuya posible cancelación dio origen a todo el revuelo.

El Ejecutivo asegura que la fabricación de las corbetas de Arabia sigue adelante
Los obreros de la factoría de San Fernando acordaron ayer pausar las protestas tras el mensaje de calma de Josep Borrell
Los obreros de la factoría de San Fernando acordaron ayer pausar las protestas tras el mensaje de calma de Josep Borrell

El Gobierno, por medio del ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, confirmó ayer el fin de la crisis por la fabricación de las cinco corbetas para Arabia Saudí y la venta de 400 bombas de precisión, cuya posible cancelación dio origen a todo el revuelo. Borrell aseguró en una entrevista radiofónica que, tras el estudio del contrato por parte de la comisión ministerial, no se han detectado irregularidades en el mismo y que, por tanto, la venta seguirá adelante.
La transacción, firmada en el año 2015 por el gobierno de Mariano Rajoy, había sido cuestionada tras los últimos movimientos de la nación asiática durante la campaña de la coalición que lidera contra Yemen, en la que, desde su inicio, han perdido la vida más de 6.000 civiles. Tras el anuncio por parte de potencias como Alemania o Finlandia de que dejarían de vender armas al Reino, el Gobierno español señaló que estudiaría cancelar el contrato de ventas, lo que levantó una gran polémica al considerar los obreros de los astilleros de Navantia en San Fernando, Cádiz, que este movimiento pondría en peligro la fabricación de cinco corbetas para la misma nación.

Respuesta del comité
A pesar de la insistencia del Ejecutivo de que el contrato con Navantia no se encontraba en peligro, desde el comité de empresa de la factoría gaditana se aseguró que “no se fiaban” de las promesas gubernamentales, iniciando movilizaciones y cortes de carreteras durante tres jornadas, señalando que no las detendrían “hasta que la chapa estuviese lista para cortarse”. Tras la confirmación de Borrell, no obstante, el organismo de los trabajadores ha asegurado que todas las protestas han sido paralizadas. “A raíz de la culminación de las movilizaciones que ejecutamos este pasado lunes, teníamos el hilo de esperanza de que las cosas se podían reconducir, según nos indicaban los compañeros que tenemos en Riad”, afirmaba ayer Jesús Peralta, presidente del comité de empresa de Navantia San Fernando. “A partir de ahí se han hecho negociaciones diplomáticas que han ido por buen camino y, a día de hoy, tenemos constancia de que el programa se va a retomar”, añadió.
De acuerdo con el comité, sus miembros habían decidido en la mañana de ayer, en respuesta a las buenas noticias, realizar un paréntesis en las movilizaciones; una resolución que fue ratificada por el conjunto de los trabajadores horas después. Sin embargo, Peralta ha querido destacar que no se trata de una cancelación total de las protestas, sino una pausa; y que los obreros de San Fernando están dispuestos a volver a salir a la calle si sienten una nuevas “agresión al contrato de las corbetas”.

Satisfechos en Ferrol
El presidente del comité de empresa de Ferrol, Javier Galán, aseguró durante la mañana que tanto el organismo al que da voz como el conjunto de los trabajadores están “contentos” por la resolución del conflicto. Galán señaló que, desde la factoría ferrolana, confiaban en el compromiso adquirido dos días atrás por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que garantizó en una reunión a los máximos representantes de la patronal y los sindicatos CCOO y UGT que el contrato de las corbetas no se encontraba en peligro por la cancelación de la venta de bombas.
Los trabajadores decidieron a principios de semana actuar con prudencia frente a la crisis y no unirse a las movilizaciones de sus compañeros gaditanos al entender que debían dar “una tregua para que hiciera su trabajo” el Gobierno. No obstante, Galán criticó la forma en la que la ministra de Defensa, Margarita Robles, comunicó la parálisis de la venta, dado que “generó un conflicto donde no iba a existir”. Por ello aseguró que los operarios del sector naval de esta ciudad viven “con tensa calma” las negociaciones.
Galán incidió en que “desde varios ámbitos se les aseguró que eso va para adelante, pues de momento no hay una contestación de la ministra de Defensa”, Margarita Robles, “desdiciéndose de lo manifestado días atrás”.
El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez, aseguró ayer que desde el Ejecutivo nunca se puso en duda la realización del contrato, señalando a “filtraciones periodísticas” como el detonante del conflicto. Rodríguez puntualizó que “todos los mensajes que el Gobierno siempre trasladó fue que nunca iba a dejar de lado a los trabajadores de Navantia de la bahía de Cádiz”. l