viernes 25/9/20

Diputación y Concello de Ares repararán la cubierta de la cocina del monasterio de Santa Catalina

El presupuesto de esta intervención –ya se realizaron varias en el cenobio– asciende a 131.000 euros
presidente provincial, Valentín González, y el alcalde de Ares, Julio Iglesias, fi rmaron ayer el acuerdo | DIPUTACIÓN
presidente provincial, Valentín González, y el alcalde de Ares, Julio Iglesias, fi rmaron ayer el acuerdo | DIPUTACIÓN

El presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, y el alcalde de Ares, Julio Iglesias, firmaron ayer un acuerdo de colaboración para afrontar las obras de reparación de la cubierta de la cocina del monasterio de Santa Catalina de Montefaro. El proyecto tiene un coste de 131.000 euros, de los que la institución provincial aportará el 98% de los fondos – 128.855 euros– y el Concello el 2% restante.

La iniciativa permitirá reparar la cubierta de la cocina, dando solución a los problemas de filtración de agua de lluvia existentes en la actualidad, y devolviendo el tejado del cenobio a su estado original, previo a la reforma militar. La solución se compondrá de una estructura de madera aserrada que se adapte correctamente al ambiente húmedo de la zona. A su vez, se instalará un tensor metálico para que las vigas funcionen de forma idónea. El forjado se realizará mediante un tablero de madera hidrófugo que será base para el aislamiento térmico y acondicionamiento acústico.

También se realizarán mejoras en el suelo de las salas. Se levantarán los baldosines cerámicos, las losetas de piedra y los recrecidos que componen la sala principal y la más pequeña para sustituirlos por un nuevo recrecido de un pavimento liso continuo de 10 milímetros de espesor. A su vez se eliminará la pared que divide la sala principal en dos.

La intervención incluye también el saneamiento de la humedad que se puede apreciar en los muros del edificio. Se hará a través de un drenaje perimetral para la recogida de pluviales, evitando que sigan su curso fuera del alcance del muro. También se evaluará la posible incidencia de las raíces de los árboles próximos, por si habían podido causar algún efecto en la cimentación de la construcción.

Por último, se destinará parte del presupuesto a la reparación de desperfectos en las ventanas, puertas y faltas en la fachada de este edificio que data del siglo XIV. l

Comentarios